Páginas vistas en total

martes, agosto 26, 2014

Semana Grande 2014: la feria de José Garrido

Un petardo ganadero abrió la feria. Ricardo Gallardo no pudo justificar la presencia de Fuente Ymbro y sus seis toros inválidos le dejaron en condiciones idóneas para quedar fuera de la próxima feria. Manuel Escribano, Alberto Aguilar y Jiménez Fortes no tuvieron materia con la que trabajar y tan solo el peligroso y listo segundo pudo quedar por encima del matador madrileño.

No tardó mucho en llegar la esperada materia: el toro. Faltó algo de casta a la noble corrida de Alcurrucén, posteriormente elegida tarde más completa de la feria por la Junta Administrativa. El ventajismo de Paco Ureña, el pegapasismo de un excesivamente ceremonioso Joselito Adame y la cuesta abajo sin frenos de Juan del Álamo dejaron fríos al personal a pesar de las orejas cortadas a los toros quinto y sexto. Como frío dejó Enrique Ponce al tendido en la tarde del martes tras estar por debajo de un exigente Victorino. No quiso pelea el valenciano y se disculpó con una buena faena al noble cierraplaza de Juan Pedro Domecq.

Llegaron las figuras y bajó el toro. Morante dejó detalles y cortó una oreja ante una impresentable y manipulada corrida de Núñez del Cuvillo. Bilbao no tragó ante las mentiras y trapazos hacia fuera de Manzanares y le hundió sus faenas entre los pitos de la grada y el palmerismo del tendido. Fue él, sin embargo, quien dejó la estocada de la feria ante su segundo, el cuarto de la tarde.

Hechicero, herrado con el número 50 en Octubre de 2009, paseó sus 531 kilos por la plaza en la tarde del jueves. Un Miguel Ángel Perera mentiroso pero indudablemente rotundo dejó a la plaza entusiasmada y la campaña de CRV demostró logar resultados en una loca petición de inculto; quiero decir, de indulto. Enrique Ponce bailó con la más fea y un vulgar Juli pasó sin pena ni gloria. El primero marchó entre pitos; al segundo le esperaba el sábado.

Lo mejor de la feria llegó en la novillada matinal del viernes. El sexteto de El Parralejo fue manso pero encastado y tuvo mucha movilidad. Ante él estuvo en solitario José Garrido, que cortó seis orejas y dejó una grata impresión en el tendido. Su incipiente alternativa quedó confirmada especialmente en la faena a un quinto que desorejó, pero el mejor novillo fue el segundo, al que el presidente no pudo otorgar la vuelta al ruedo por la ausencia de pañuelos en el palco presidencial. Patético.

La corrida de Jandilla de la tarde dejó en mal lugar a un Fandiño sin sitio y a un Padilla lejos de un buen momento. El encastado tercero estuvo por encima del vasco tanto como el cuarto por encima del gaditano. El lote malo le tocó a Perera.

Y llegó el esperado sábado. Al fin abandonamos Domecq para ver la corrida de La Quinta, de procedencia Santacoloma. Lamentablemente, la ganadería afincada en Córdoba echó una mansada fuera de tipo y bajo mínimos de casta que dejó sin opciones a sus oponentes.

La afición esperaba a Victorino. Dependiendo del sabor de boca del último día el balance de la feria sería positivo o negativo. Y Victorino no falló. Dejando aparte el deslucido e imposible lote de Diego Urdiales, hubo cuatro toros de cortar una o hasta dos orejas. Segundo y tercero fueron dos encastados que superaron al Cid y a Luis Bolívar. El colombiano se repuso y le ganó la pelea al complicado sexto mientras que al sevillano se le fue el dulce quinto con las orejas puestas. Faltó rotundidad.

Dos días después de acabar la feria se sabe ya que el balance económico es positivo, así que podemos estar seguros de que la conformista Junta dejará que la afluencia de público siga cayendo en picado. Matías volvió a demostrar su falta de criterio regalando orejas a Juli y Adame y arrebatando sus trofeos a Perera.

viernes, agosto 01, 2014

todo_toros en Semana Grande 2014

A diferencia de otros años, durante la Aste Nagusia 2014, en la que se celebrarán hasta 11 festejos con dos novilladas y una corrida de rejones, este blog no ofrecerá crónicas sobre lo ocurrido en ningún festejo.

Podrá haber, sin embargo, artículos de opinión sobre hechos notables, pero nunca sobre una corrida entera.

Muchas gracias.


domingo, julio 20, 2014

El arte del valor

La tauromaquia ha estado ligada durante toda la historia a la épica, a la heroicidad de quienes se enfrentan a bestias indomables con ese mismo objetivo: el de domarlas, atemperarlas, templarlas, convertirlas en un instrumento artístico. Este arte que llamamos "Mundo del Toro" se basa en lidias o faenas de distinto tipo que el aficionado debe saber apreciar. Porque una faena de veinte naturales soberbios emociona lo mismo que una tarde de valentía y descaro.

Pregúntenselo sino a Rafaelillo, protagonista principal de la tarde de hoy en Mont de Marsan. Duros de patas, poderosos y mirones toros de Miura. Peligrosos, al fin y al cabo. ¿Qué es sino un TORO? Algunos los prefieren domados de salida, como seguro lo prefiere el antitaurino que interrumpió el paseíllo para dejarse ver. Ambos posicionamientos aseguran un futuro complicado (dando por hecho que lo que aseguran es futuro) para la fiesta. Tienen más cosas en común de las que piensan.

A lo que voy. En una plaza de toros de Francia, de cuyo nombre no quiero acordarme, salió un guerrero a jugarse la vida. Entregó su cuerpo a una verdad devaluada, la del arte del valor, que no es otra cosa que un arte. Y ahí salió Rafael Rubio para cruzarse ante el toro, taparle todo lo que pudo y echarle casta al asunto. Cara suelta y embestida defensiva regaló su oponente, nada ante lo que cualquier humano pudiera sacar petróleo. Claro que, aunque de carne y hueso, el torero -como figura artística- tiene algo sobrehumano. Pues si a esto le suman temple, el resultado es la faena al cuarto. Entre derechazo y derechazo intercaló el murciano dos molinetes, resultando volteado en el segundo. Descartada la cornada, tocaba reponerse de la paliza. En cosa de diez segundos y chaquetilla en el callejón volvió a la cara de la segunda bestia del día. Entre la estocada al abreplaza y todo lo que rodeó al cuarto equilibró premio en ambos toros y abrió la Puerta Grande.

A Javier Castaño, por los fallos de su concepto, le conviene el toro de Miura. La actuación ante el tercero fue seria y firme y quedó, al fin, por encima de su cuadrilla. Cualquiera podría pensar que la cambió para ese toro. Pues bien, tocó tragar y Javier tragó, tocó mandar y Javier mandó, tocó valentía y el leonés se envalentonó. La alimaña fue lista, cabrona. Pero murió. Quedaba otro: otra alimaña. Y otro cabrón, muy mirón, siempre con el torero, parado. Resolvió con nota Castaño para redondear una tarde de firmeza y poder. ¿La primera en su temporada? Muy probablemente.

Frío anduvo Fernando Robleño. Podríamos decir que no tuvo oponente, que no lo tuvo, o que sus dos toros fueron los más complicados, que (teniendo en cuenta las complicaciones de toda la corrida) es defendible. Mas aun así, anduvo frío. Firme pero frío. Su segundo no pasó, y cuando lo hizo no humilló; el quinto fue áspero, mirón, el más listo de la corrida. Faenas sobre las piernas y vuelta a España. Hasta la próxima, Francia.

miércoles, julio 16, 2014

Ceret 2014

Céret, una de las ferias más importantes para el aficionado torista. Aficionados de diversos lugares peregrinan cual camino de Santiago a un pueblo con un sello muy particular por sus costumbres y su forma de entender los espectáculos taurinos. La cultura catalana está tan arraigada que Els Segadors suena antes de cada paseíllo, con naturalidad, sin complejos. Cientos de aficionados reprimidos por motivos políticos se desplazan hacia el norte huyendo de la prohibición.


Tercios de varas de la Feria
 
Céret da a los aficionados otro punto de vista muy distinto al español. Los franceses, a diferencia de nosotros, han entendido la importancia de la lidia y no la conciben como un mero trámite. Exigen tercios de varas espectaculares, si bien este año ambos picadores y cuadra -alquilaron una nueva a Caballos Navarro- fallaron. Además, allí saben apreciar toros de todo tipo: desde los más "fáciles" hasta los encastados y exigentes (estos últimos, toros que, afirmo con seguridad, en una plaza supuestamente torista como Bilbao habrían recibido pitos en el arrastre).

Abrió feria Adolfo Martín con una corrida brava, encastada, exigente. 'Monerías', sorteado por Camille Juan, causó el pánico en los tendidos y en el ruedo. El torrente de poder sobrepasó a un joven matador francés de cinco años de alternativa y cinco festejos. Lógico, por otra parte. Oreja por toreo templado a Robleño y lo de siempre para Urdiales: mucha calidad, pero ausencia de ligazón. Como un champán caliente: no convence.

Entre novillos y toros pasó el domingo. La desconocida Vale do Sorraia dejó apuntes interesantes pero estuvo en manos inexpertas. Sin ser una novillada buena, los novilleros estuvieron en novilleros y cualquier ápice de casta les pudo. Diego Fernández estuvo digno en su primero y salió abucheado en su segundo tras entrar a matar ocho veces, Roberto Blanco no se templó pero pudo con su lote y de Vicente Soler se pueden rescatar buenas banderillas en el sexto rodeadas de dudas y vulgaridad.

Tampoco sabíamos mucho de Felipe Bartolomé y no sorprendió. En una tarde de estampa antigua, de torería, temple, exposición y verdad, el eterno Frascuelo dejó un sabor único tras una faena al natural al cuarto. Su inclusión en los carteles fue un homenaje a él, a lo que representa, a los aficionados románticos y a la tauromaquia en general. Muy distinta fue la lucha de Lamelas con el segundo, que exigió y recibió temple y mando. No fue un toreo bonito pero fue eficaz. Merece más carteles para demostrar. Esaú Fernández, sin materia bruta, tampoco hizo mucho por ganarse el pan. La cabeza estaba en los Miuras de Pamplona.

Don José Escolar Gil y Victorino Martín se midieron en un pulso con tres toros cada uno. Ganó el primero en varas y en muleta por un Toro, Cantador, cuarto de la tarde, número 38, cárdeno entrepelado. Cosas de la casta, el toro exigió y Robleño respondió, lo que valió una oreja. Alberto Aguilar, ayudado por una prótesis en su tobillo izquierdo, remedió su pasotismo en el tercero con mando y temple al natural en el sexto. También esa faena vulgar valió una oreja en Francia. Va a ser cierto que con trofeos bajan el listón. Pum, se bajó el telón. Hasta siempre, Céret.


La plaza recién abierta. Este año se llenó en tres festejos.




jueves, julio 10, 2014

¿Cuándo llegan las figuras?

Paseíllo hoy en Pamplona
Lo que para muchos quedará como una tarde triunfal en la que se vieron grandes detalles, a algunos locos (pero solo unos pocos) nos dejó muchas dudas sobre quiénes son las figuras del toreo a día de hoy.

Tocaba el debut de Garcigrande en Pamplona y el encierro de la mañana no defraudó. Avenero sembró el pánico en Estafeta, dejando a dos mozos corneados. Ya en la plaza, la corrida fue desigual y tendió demasiado a estar fuera de tipo. En conjunto no se puede hablar de corrida bonita porque, ya sea por cara, por hechuras, por pitones o por remate, no lo fue.

Rajado fue el segundo de la tarde, correspondiente junto al quinto a Julián López "El Juli". Tras pararse su rival, dio paso a un toreo de cercanías, de arrimones ante un manso medio muerto de mucho mérito pero muy poco torero. Nadie en la plaza protestó el horrible Julipié (así es como se ha bautizado entre la afición a su ventajista técnica de entrar a matar) que precedió a una oreja barata.

Julipié
Pero más barata fue la oreja que cortó a su segundo y que le valió la Puerta Grande. 'Música' fue franco, boyante y muy noble. Julián lo metió en la muleta con calma y una gran inteligencia que desaprovechó posteriormente con un toreo ventajista, periférico, antiestético y hacia fuera. Clase de "destoreo" absoluta que Pamplona apreció como faena digna de dos orejas. Debió de quedarse con las ganas de dar premio doble cuando el madrileño falló repetidamente con la espada en nuevas versiones de su infame Julipié. Puerta del Encierro de mercadillo.

Debió ver el encierro Finito de Córdoba porque desgastó al abreplaza en el tercio de varas, casualmente el mismo toro que había dado dos cornadas por la mañana. Gazapón de salida, los dos duros puyazos le llevaron a rajarse, y parado llegó al fin de una faena que duró aproximadamente dos minutos. Ensordecedora bronca a Finito por su total falta de actitud.

Si con el primero no quiso, con el cuarto no pudo. 'Extremeño' mantuvo pronto y muy buen son a pesar de una nueva masacre en el primer tercio. El catalán solo dejó detalles de su ya conocida torería, dejando marchar un toro muy generoso que dio mucho y no recibió más que capotazos destemplados y por alto de la cuadrilla y puyazos eternos del hombre del castoreño. ¡Pasajeros al tren...!

La soberbia brega de Juan José Trujillo, subalterno de Alejandro Talavante ante el tercero no valió de mucho por los errores que cometió su matador en su tercio. Abusó de retrasar la muleta y el manso encastado se coló por los huecos que encontró, voltereta incluida. Se vino a menos el toro y el extremeño le propinó una estocada candidata a la mejor de la feria. El sexto fue un enclasado, templado, falto de transmisión que se encontró delante a un humano frío de por sí que, aun encontrándose cómodo, no logró que la faena tuviera eco. ¡Pasajeros al tren...!


miércoles, julio 09, 2014

Ganaron los protagonistas

Superado el encierro que, siguiendo la tradición, se celebró esta mañana por las calles de Pamplona, llegaron las seis y media de la tarde y rompió el paseíllo en la Monumental de Pamplona. Padilla en la izquierda, Fandiño en la derecha y Del Álamo entre ambos siguiendo la jerarquía que lo marca todo en el mundo del toro: los años de alternativa. Toros de Victoriano del Río en el cartel.

Buena corrida en líneas generales la de Victoriano. Impecable presentación de los seis ejemplares teniendo en cuenta la plaza para la que estaban destinados, nos imaginamos, desde hace bastantes meses. Astifinos y con imponentes cornamentas, tan solo cuarto y quinto bajaron el listón aun siendo auténticos toros dignos de cualquier coso de primera. En cuanto al comportamiento, ningún toro fue redondo pero toros tuvieron sus teclas y, en varios casos, quedaron por encima del matador correspondiente. Ganó el protagonista de esta feria: el TORO.

A Juan José Padilla, sin ir más lejos, le desbordó la calidad del toro de la merienda. Sin opciones ante su primero lesionado, el noble cuarto fue a más, humilló y dejó al gaditano abandonarse para hacer un toreo de galería. Le faltó torería a un Padilla que nunca se encontró cómodo, no supo hallar el temple que la faena necesitaba para tomar vuelo y, en consecuencia, no tocó pelo. Fallos habituales y que, para qué engañarnos, a nadie sorprenden. Pero cuidado, no digáis nada malo sobre el Ciclón, no vaya a ser que os ataquen por "restarle méritos"... Si criticar desprestigiara, no podríamos exigir a ningún torero, porque todos tienen un mérito digno de cualquier superhéroe. Pero como con Padilla toca callar y admirar, pues nada, a tragar.

Tampoco anduvo entonado ante su primero Iván Fandiño. De mejores inicios que finales, tuvo una embestida muy irregular y el vasco no se acopló, quedando el toro por encima durante toda la faena. Una estremecedora voltereta al entrar a matar (por segunda vez, todo sea dicho) le valió una oreja.

Iván Fandiño abrió la Puerta del Encierro
Y si en su primera aparición logró trofeo, el de su segunda fue doble. Dos orejas a una faena con mucho mando y en la que tiró de un noble que transmitió y humilló con recorrido. Faltó, desde el punto de vista de quien escribe, temple. Una faena de tirones y acelerones que dejó fríos a muchos y cuyo premio fue excesivo para otros tantos. La vuelta al ruedo al toro a pesar de su escaso juego en varas fue también protestada por cierto sector del tendido.

Actuación seria, firme y con matices del salmantino Juan Del Álamo en su sexto paseíllo europeo en lo que va de temporada. En ocasiones, la pureza que atesora pierde eco entre la afición por ciertos modos antinaturales, pero su concepto clásico es indudable y quedó demostrado hoy con sus dificultades para llevar a cabo esa tauromaquia que le gusta al público de Pamplona, siempre populista y, en su mayoría, poco serio. Buenas noticias que sepa torear y no tenga tanta facilidad con los decoros: justo al contrario que otros matadores del plantel, uno de ellos en este mismo cartel.

Las dos faenas del salmantino contaron con soberbios inicios (a diferencia por ejemplo del destemplado inicio de Fandiño al quinto), naturales y rebosantes de temple, pero fueron a menos cuando cayó, como ya hemos explicado, en el populismo pamplonica.

martes, julio 08, 2014

Falló Dolores

Isabel Lipperheide, sucesora de Dolores, en los tendidos de Pamplona
La ganadería Dolores Aguirre, de la mano de su actual dueña Isabel Lipperheide, no cumplió con las expectativas generadas para su corrida en Pamplona. La bravura y poder otros años demostrados por los toros de la Doña se resumieron hoy en un quinto exigente y un sexto tapado. La presentación de los astados bajó un punto salvo en el impecable quinto, de estampa bonita a la par que imponente, cinqueño en todos sus aspectos.

Si de la ganadería tenemos la certeza de que seguirá ofreciendo corridas épicas y para la historia, quien dejó más dudas fue José Ignacio Uceda Leal. El madrileño sumó aproximadamente cinco minutos en las faenas de muleta de ambos primer y cuarto toro. El abreplaza humilló desde los lances de recibo y no tuvo ninguna mala intención a pesar de la horrible lidia que le fue dada. Cuando el matador se dispuso a torear de manera insegura y en los terrenos equivocados, el toro se metió por dentro dos veces y la excusa fue inmejorable: "Me estaba esperando detrás de la mata". De chiste.

El suelto cuarto no tuvo ni un pase, pero Uceda ni se justificó ante él, dejando patente una falta de voluntad alarmante y que hace pensar en las oportunidades que pierden toreros jóvenes en tardes como hoy. Quizá haya llegado la hora de darse un descanso.

El primer toro de la temporada personal de Francisco Marco llegó hoy y fue el segundo de la tarde. Exigió mucho mando y salió siempre por arriba, pero ofreció franqueza y humillación. Las boyantes embestidas del astado se fueron diluyendo a medida que su matador pegaba tirones y no terminaba de encontrar el sitio. Qué le vamos a pedir con el bagaje que trae.

Hizo buena pelea en el caballo el quinto, que ya desde el principio se quedaba muy corto y no terminaba de pasar. En la muleta topó en lugar de embestir y demostró poder y agilidad de cuello, siempre ofensivo. Un duro de patas que pidió el carné. Un TORO con todas las letras cuya muerte fue muy cara.

Nula pureza en la suerte de matar de Paulita, algo poco habitual
En un quite al segundo por dos chicuelinas y una excepcional media dejó claras sus intenciones Paulita. De lío fue el tercero de haber tenido más fondo: tuvo clase, nobleza, recorrido y fue un humillador constante. No terminó de entender al toro el maño, con lo que la falta de acople resultó en silencio, al igual que el resto de la tarde. Un asesinato con dos puyazos traseros, prolongados y duros al sexto nos privaron de ver en muleta la bravura que demostró empujando al caballo con los riñones y la cara abajo.


(Imágenes: @javitaurino)



lunes, julio 07, 2014

Sin historia

Lleno total para la corrida de hoy (Imagen: @javitaurino)
 
Atrás quedan la novillada que inauguró la feria de Pamplona y la posterior corrida de rejones. Hoy, los de Torrestrella dieron por oficial el comienzo de las corridas de toros que se celebran anualmente en honor a San Fermín, co-patrón de la capital Navarra junto con San Francisco Javier.

Poca historia en el aspecto ganadero y, como todos sabemos, el toro es el eje de la fiesta sin el cual el espectáculo pierde su esencia. En su conjunto, la corrida estuvo bien presentada, excesivamente rematada en algunos casos y en la línea roja en otros, como el del cuarto, que llegó hoy mismo procedente de la finca para sustituir a otro astado lesionado ayer en el encierrillo. El ganadero afirmó en los micrófonos de Canal + que "el sexto tenía demasiados pitones" y que "hay toros de los que te dicen que tiene mucha cara, pero aquí hay que traerlos así". Ya ven cómo está esto.

Correcto en sus formas Antonio Ferrera ante el primero, un manso con recorrido justo que venía muy vencido por el pitón derecho. Acusó mucho el horrible puyazo que se le pegó tres palmos más allá de la cruz. El cuartó apuntó maneras por el motor y empuje con que embistió en los primeros lances de muleta, pero se vino a menos ante la impotencia de su matador que se pasó de faena en su afán, comprensible por otra parte, de justificarse.

No humilló el apagado segundo, correspondiente a Miguel Abellán. Un inicio de rodillas metió al público en la faena, si bien las condiciones del toro, afectado por un horrible puyazo bajo, no permitieron que tomara vuelo. Al entrar a matar al débil, un mal apoyo del diestro madrileño le terminó de romper, presuntamente, el aductor de la pierna derecha. Al micrófono de Canal + dijo llegar con el músculo fastidiado. ¿Es torero ir con problemas físicos a Pamplona o lo habría sido más decir que no para dejar esa oportunidad a otra persona en plenas facultades? Juzguen ustedes.

Desplante de Miguel Abellán (Imagen: @javitaurino)
Previo paso por la enfermería, Miguel Abellán salió infiltrado a matar al quinto. La cojera y los "no puedo" que repetía para sí mismo ya en la cara del toro hacían presagiar una faena breve, pero el astado, de buen tranco y clase infinitas, repitió con prontitud y dejó cómodo a un Abellán que lo entendió y no le bajó la mano. Cuando por fin lo hizo, el toro protestó y no la quiso tomar. Un desplante y una ostensible cojera contribuyeron al espectáculo para que el presidente, hoy 7 de Julio el mismo alcalde de Pamplona, sacara un pañuelo blanco. El listón de Pamplona.

Daniel Luque no dijo nada ante un tercero rebrincado que acusó la falta de fuerza desde el principio. El sevillano utilizó su amplio repertorio para tapar virtudes del oponente y se quitó el marrón, cual jugador de la patata caliente. Total, que al toro le explotó en la cara.

Se le fue el sexto en una faena de pegapasista profesional de la que tan solo fueron destacables varios naturales y un desdén. Necesitó cinco tandas llenas de adornos vacíos para ver al noble, almibarado, enclasado y dulce.

En el conjunto de la tarde, de destacar fueron las seis estocadas. Bravo por los matadores en ese sentido.

miércoles, julio 02, 2014

Toros y política

El pasado lunes 30 de Junio, el partido político Izquierda Unida (IU) presentó un escrito en el Ayuntamiento de Alicante comparando las corridas de toros con prácticas inhumanas como la ablación del clítoris y demandando una consulta popular para declarar la provincia como antitaurina. El pleno del Ayuntamiento de Alicante anuló la propuesta con los votos a favor de PP, PSOE y UPyD.

Dejando de lado al PSOE, cuya orientación política es desconocida a día de hoy, es llamativo que los partidos de izquierdas tengan semejante vocación antitaurina y que los de derechas sean los defensores de la fiesta. Esto ayuda a que los toros se relacionen al conservadurismo, con otros tiempos antiguos... Pero no nos equivoquemos, esta relación no es la consecuencia sino la causa.

Francisco Franco proclamó una dictadura en España en el año 1939 y su mandato se extendió hasta su muerte en el año 1975. En ese período de tiempo la fiesta de los toros, los festejos taurinos, fueron calificados de "la fiesta nacional" y demás patrañas. Esta idea que identifica a España con los toros, unida al patriotismo creado durante estos años que se extiende hasta nuestros días, ha dejado a la derecha española muy cercana al patriotismo y a la defensa de la fiesta o, al menos, mucho más cercana que la izquierda. No olvidemos, porque ellos no lo olvidan, que el Partido Popular surgió a partir de Alianza Popular, un partido creado por Manuel Fraga Iribarne, ministro de Franco.

Francisco Franco es el culpable de que la izquierda, en una simplificación muestra de su ignorancia, relacione a los toros con el concepto de España y con la derecha en lo que a política se refiere. Sin embargo, somos nosotros desde dentro quienes se lo ponemos en bandeja a la izquierda, es decir, a IU o incluso a Podemos, que escribió en su programa de las elecciones europeas "PROHIBICIÓN DE LA TAUROMAQUIA".

Cuando cantamos "Viva el Rey" en los toros, cuando escribimos tonterías patrióticas (que la izquierda, nuevamente simplificando demasiado, relaciona con la derecha) en perfiles taurinos o cuando llamamos a los toros "fiesta nacional", olvidando, por cierto, que en el país de ahí arriba la tratan infinitamente mejor que nosotros, le pedimos a IU que lance propuestas para ABOLIR LA FIESTA DE LOS TOROS.

Nosotros, los taurinos, somos los culpables del declive, porque nosotros metemos política mucho antes que la izquierda.

viernes, junio 27, 2014

José Garrido se acomoda

Desde el blog TodoToros queremos denunciar la situación que se ha vivido entre la empresa de la plaza alavesa de Amurrio y el novillero que abriera la Puerta del Príncipe de la Real Maestranza de Caballerías hace escasamente un mes José Garrido.

El novillero y el empresario apalabraron la presencia de éste el 15 de Agosto en la novillada del día más grande de las fiestas de este pueblo. Tras cortar tres orejas en Sevilla, José Garrido, mediante su apoderado Raúl Gracia "El Tato", anuló su presencia en esta corrida alegando "no torear en plazas portátiles", y dejando en mal lugar a la empresa frente al ayuntamiento y frente a otros novilleros que se negaron a asistir como "segundo plato".

Un torero poderoso y habilidoso a la vez que mentiroso en su tauromaquia y acomodado fuera de las plazas. ¿Puede un NOVILLERO permitirse acomodarse y despreciar a plazas cuando tiene éxitos? ¿Qué pasa con la plaza de Amurrio, que apostó por él aun cuando era perfectamente posible que pegara un petardo en Sevilla?

DENUNCIEMOS.

domingo, junio 15, 2014

El huevo y la gallina

De todos es sabido que en los últimos tiempos (por matizar un poco, en las últimas dos o tres décadas) la "fiesta de los toros" está sufriendo grandes transformaciones que, según mi criterio, la conducen a peor. Quiero decir con esto que, a diferencia de lo comúnmente creído por el conjunto de aficionados y espectadores, es precisamente el progreso el que trae de cabeza a todo el que defiende una fiesta en la que la verdad se expone ante todo. Sin duda, este punto de vista es purista y para muchos anticuado.

Son precisamente estas transformaciones las que quiero analizar a continuación, concretamente una: el torerismo del público o afición.

Una duda muy común se pregunta, nos pregunta, si apareció primero el huevo y la gallina lo hizo como consecuencia directa de éste o si fue justamente al revés. Fuera como fuere, esta duda, llámenla historia si así lo prefieren, se puede trasladar al creciente torerismo del mundo de los toros, que deja a los aficionados más puristas, toristas, en un lugar que huele ya a años 60 (¡y mucho antes!), a épocas del régimen franquista en la que tanto daño se hizo relacionando sin contemplaciones la fiesta de los toros con la derecha, al patriotismo barato. En pocas palabras, el torismo es "de viejos" y el torerismo es lo renovado, lo que, según cuentan, "salvará la fiesta de los toros".

Es complicado responder a la pregunta de por qué ha crecido tanto el torerismo en los últimos tiempos, pero hay una posible respuesta: los culpables de todo esto son los medios, los portales, todos ellos toreristas porque son estos -los toreros- y no los toros (obviamente) los que ponen exigencias a todo el que quiera vivir de ellos o de aquello a lo que se dedican. Así, los jóvenes que se han introducido en este rito han oído o leído únicamente puntos de vista a favor del torero, y al no interesarse en contrastar las informaciones que han oído se han quedado con ese punto de vista que solo ha sido contradicho por algunos aficionados que se iniciaron en esto cuando todavía había medios imparciales, ayudando a relacionar esta corriente seguidora del toro bravo a los "viejos", "carcas", etc.

Quien escribe esto es un joven aficionado que no se considera torista, porque piensa de este tipo de distinciones no hacen sino dividir a la gente del mundo taurino, pero que defiende la integridad y la verdad por encima de todo. No hace falta ser un "viejo" para buscar un punto de vista más purista, porque es este punto de vista el que ha permitido que la tauromaquia, siempre un arte con detractores, haya llegado hasta aquí. Ponerle a un toro fundas, afeitarlo al quitárselas, buscar quitarle su bravura acompañada de la famosa casta... Todo son mentiras que quitan INTEGRIDAD y que restan, en definitiva, VERDAD.

En resumen: fueron los medios quienes, producto de conveniencias, cambiaron su forma de narrar los sucesos, y a partir de este cambio llegó el torerismo a los tendidos, no al revés: el cambio en la mira de los medios no se debió a que el público se estaba volviendo torerista., fueron ellos quienes lo hicieron así.

lunes, junio 09, 2014

San Isidro 2014: Reseña

Llegados al fin de la feria de San Isidro 2014, histórica por su larga duración con hasta 31 festejos, toca hacer balance de lo visto durante tantos días. Partimos para ello de los premios que Taurodelta, empresa propietaria de la plaza de toros de Las Ventas, hizo públicos al término de la última del abono, la de Miura.

Triunfador de la feria: Miguel Ángel Perera.
Mejor faena: Miguel Ángel Perera.
Mejor novillero: Francisco José Espada.
Mejor rejoneador: Sergio Galán.
Torero revelación: Juan del Álamo.
Mejor estocada: Uceda Leal.
Mejor picador: Óscar Bernal.
Mejor brega de subalterno: Marco Galán (Cuadrilla Javier Castaño).
Mejor par de banderillas: Ángel Otero.
Mejor ganadería: Parladé.
Mejor toro: Cartuchero, número 109 de la ganadería de Puerto de San Lorenzo.

El primer premio que yo, personalmente, cambiaría, es uno de los más importantes, el del triunfador de la feria. Las faenas de Puerta Grande de Perera, Luque o Fandiño no alcanzaron cotas lo suficientemente altas como para poner de acuerdo a todo el mundo. El más sospechoso de ser el triunfador es, por su doble Puerta Grande, Miguel Ángel Perera, pero el hecho de ser una de ellas "regalada" y otra conseguida con un toreo demasiado mentiroso y ventajista le quita importancia. Más allá del uso del temple y mando, faltó pureza en todas sus faenas. Iván Fandiño la abrió por voluntad y Daniel Luque lo hizo de forma barata y con cuatro pañuelos. El premio debió quedar, por tanto, desierto.

Tampoco estoy conforme con el premio al torero revelación. El descubrimiento de Juan del Álamo se produjo el año pasado, cuando cortó dos orejas casi seguidas y entró en ferias importantes como Bilbao, donde cortó otra oreja a un gran Jandilla. Este año nos sorprendió un Miguel Abellán a quien muchos daban por perdido y criticaban por su participación en programas de televisión ajenos al mundo del toro. Tras perderse su primera tarde por un cólico nefrítico, asistió a su segunda comparecencia aún convaleciente del hígado y se dejó el pellejo, teniendo que pasar a la enfermería, de donde salió para matar a su segundo toro tirando de pundonor y coraje. También sorprendió Paco Ureña con una soberbia tanda de naturales en esa misma tarde. Si buscamos juventud en este premio, debió ser para el novillero triunfador, Francisco José Espada, que apuntó buenas maneras durante la lidia y muerte de sus toros.

La estocada de la feria debió ir, desde mi punto de vista, para Iván Fandiño, por aquel espadazo que clavó en todo lo alto tras hacer la suerte sin muleta y encunarse entre los pitones del toro. Sin dudar del estoconazo redondo de Uceda Leal merecedor sin duda de premio, las circunstancias externas de la estocada de Fandiño la hacen ligeramente superior.

La ganadería de la feria fue, para mí, Victorino Martín, porque a pesar de las críticas que ha recibido por parte de muchos medios taurinos devolvió la emoción a Madrid en forma de casta. La corrida de Parladé valió y fue encastada, pero son nuevamente las circunstancias externas las que dan ventaja a Victorino Martín. El segundo hierro de Juan Pedro Domecq, obra del hijo, sería el segundo en mis premios particulares.


Cartuchero (Imagen de Juan Pelegrín)
El toro de la feria no fue, de ningún modo, Cartuchero. A pesar de los premios de la empresa, la afición no duda en asignar el trofeo a uno entre Vengativo, tercero de Victorino, Tomillero, segundo de Baltasar Ibán y Zahonero, segundo de Miura. Ninguno de los tres dio un juego espectacular en el caballo, prácticamente no romanearon y alguno de ellos, como el astado del hierro de procedencia Contreras, no se empleó a fondo, pero todos ellos se vinieron arriba en banderillas, donde apretaron mucho, y dieron encastadas y fieras embestidas en la muleta. Alberto Aguilar sufrió las múltiples complicaciones de Vengativo, Luis Bolívar dejó ir sin torear y con las orejas puestas a Tomillero y Castaño anduvo tan mal como fue posible ante Zahonero. Es, con todo, este último quien, desde mi punto de vista, debió llevarse tan preciado trofeo.

En el capítulo de la prensa, Mundotoro volvió a quedar en ridículo con sus comentarios ventajistas y oportunistas, ninguneando incluso al legendario hierro sevillano de Miura. Canal + Toros, por su parte, tapó mucho todo lo relacionado con las figuras y se echó encima de ganaderías o toreros cuyo veto no temen, dejando claro lo vendido que está todo el que trabaja en el periodismo del mundo del TORO.

La plaza de Madrid se llenó de espectadores y vació progresivamente de aficionados. La defensa del toro bravo e íntegro sigue, para deleite de los acomodados en el sistema, en un declive constante.

Sean felices.

domingo, junio 08, 2014

Una Miurada 'Domecqsticada'

Hasta aquí llegó San Isidro 2014. Hoy, 6 de Junio, Miura cerró la feria con una corrida buena a la par que alejada de su idiosincrasia. En cuanto a la presentación, el sexteto fue muy parejo, de hechuras que dieron motivos para embestir a sus poseedores, muy serios por delante, destacando unos pitones astifinos y muy abiertos. Los ganaderos hicieron una corrida sin exageraciones: no hubo toros montados o pasados de peso, a pesar de los altos números que la báscula había dado previamente. En cuanto al comportamiento, vimos toros con gran calidad pero menor "peligro" (sin malinterpretaciones, porque peligro hay siempre) del que esperábamos.
Hemorragia del abreplaza

Masacró al abreplaza en el caballo Rafaelillo. La hemorragia de Ahumadito se extendió de inmediato hasta las pezuñas de ambas manos, en un síntoma de duro puyazo que se confirmó simplemente viendo la rabia con que su picador le infirió la herida. Esto ya es costumbre en un Rafaelillo que, ya en su tercio de muleta, se vio sin opción dado el poco fondo y fuerza remanentes del oponente. No se preocupen, por si acaso le hubiera quedado algo al toro, los doblones iniciales acabaron por fundirlo. Objetivo conseguido.

El cuarto fue otra historia. El brillante tercio de banderillas protagonizado por la cuadrilla del murciano precedió a un inicio de faena agachado, antiestético y frío que aburrió a un toro inicialmente humillador, entregado y boyante. El año que viene cuatro tardes para Rafaelillo.

Zahonero empujando en el caballo de F. Sánchez
Unos de los toros de la feria fue lidiado en segundo lugar por Javier Castaño. El favor que nos hizo luciendo al toro en varas, permitiendo tres arrancadas, a cada cual más alejada del caballo fue compensado con el destemple y el abuso de la periferia una vez se quedó solo con el toro. Se le fue, al igual que Tomillero se le fue hace unos días a Luis Bolívar, un bravo alegre hasta el infinito con gran transmisión y aún mayor duración. Ambos tercios de banderillas, el de este 'Zahonero' y el del sexto tuvieron por protagonistas, como siempre, a David Adalid y Fernando Sánchez, siendo los pares del segundo más lucidos y verdaderos que los que puso el primero, siempre a toro pasado.

El quinto impresionó a su salida por la puerta de chiqueros, allá donde había pasado buena parte del día desde el apartado, por cierto, a reventar. Sus magníficas hechuras recordaron a las imágenes que todos hemos visto de los toros de antaño, de allá por el siglo XIX, época en la cual Miura tiene su origen. Fue, para desánimo de todos, un inválido que volvió al corral. El sobrero, de Fidel San Román (procedencia Marqués de Villamarta), no se entregó y pasó sin pena ni gloria.

Serafín Marín al natural (Imagen de Aplausos)
Disposición de Serafín Marín ante el noble y enclasado tercero, que embistió a cámara lenta. El catalán acusó la falta de bagaje y tardó media faena en acoplarse al toro y percatarse de estar toreando en Madrid. Una vez se asentó, pegó varios naturales sueltos de buen trazo, profundidad y mano baja de esos que "paran el tiempo" si los hace algún "mago" de los que andan sueltos. La predispuesta plaza no lo vio. Lástima que este toro no saliera sexto y, consecuentemente, se encontrara con un Serafín tan verde (estamos hablando de dos corridas en 2013). Cerró plaza un deslucido que no dio opción, afectado por el desastroso tercio de varas de puyazos traseros. Lo próximo será poner una marca en la cruz del toro para orientar a los del castoreño.

viernes, junio 06, 2014

Vuelta al siglo XIX

Dura e ingrata corrida de Victorino Martín para la penúltima del ciclo isidril en Las Ventas, Madrid. La casta puso las emociones a flor de piel e hizo de las faenas de muleta verdaderas luchas entre bestia y persona. Son estas luchas de igual a igual las que convierten a los toreros en verdaderos héroes, disminuyendo su condición de humanos a mínimos inalcanzables para la mayoría, por el mero hecho de plantarse ante esos toros y acabar con su vida. Madrid, en un alardeo de torismo mal entendido, pitó a los toreros al acabar sus faenas y repitió el comportamiento, maleducado en muchos casos, cuando los espadas abandonaban el coso venteño. De vergüenza.

Pero ni una cosa ni la otra. Recientemente, es decir, en las últimas décadas, la fiesta de los toros ha devaluado hacia el simple lucimiento del torero. Aquellos cuyo objetivo es éste se autodenominan "toreristas" y, como cabe esperar, quien vive de este mundo y está al servicio de los toreros tiene que tomar esta postura si no quiere verse en la calle. Quiero decir con esto que los comentarios que tachan a la complicada y áspera corrida de hoy son producto de las conveniencias de portales, radios o televisiones.

Pongámonos en el lugar de los así llamados "toreristas". Qué fácil les resulta a ellos criticar una corrida que pone dificultades a los matadores, porque para ellos todo lo que no permita su lucimiento es malo. Con esto, la ocasión que se les presentó hoy para dar palos a Victorino e hijo fue imposible de evitar, y cayeron en la trampa de manera insultante. A algunos, y pienso concretamente en los comentaristas de Canal + Toros, se les ve el plumero.

Puestos a criticar a mansalva a las corridas "duras" como la de hoy, ¿por qué no critican también las que no permiten lucimiento por falta de fuerza o simple ausencia total de bravura? La explicación, pienso, es muy sencilla. Las ganaderías que habitualmente crían toros para que los toreros "se sientan a gusto", "se expresen", y estas cosas que dicen ellos, son las que hoy en día mandan en esto y su concepto está muy cerca del de los toreros, porque estos criadores de toro bravo no son más que "toreristas". Criticar toros flojos por nobles, por muchas orejas que se corten ese día, resulta contraproducente por simples influencias y conveniencias. De nuevo las malditas conveniencias impiden que los periodistas taurinos digan lo que piensan.

Lo importante es que hoy, sea por lo que sea, nadie se aburrió, porque cuando el aburrimiento acecha una plaza de toros, cuando la verdad que debe haber en el ruedo no llega al tendido, algo se está haciendo muy mal. La emoción que da el peligro, creado por la casta, es la base de una fiesta que cada día pierde más todo esto, y sin lo cual podrá sobrevivir, pero ya no será la misma fiesta.

Lo dicho, ni una cosa ni la otra. Hoy Madrid ovacionó a los toros y pitó a los toreros, cuando ambos, desde mi parecer, estuvieron correctos. Los astados fueron fieros, tuvieron casta y no regalaron ni una embestida (esto se debe a que la casta sin recorrido, sin bravura, sin humillación, no hace embestir, solo hace moverse); los diestros, por su parte, anduvieron profesionales y aseados teniendo en cuenta el torrente de poder al que se enfrentaban. Antonio Ferrera y Alberto Aguilar se enfrentaron cuerpo a cuerpo a sus oponentes, mientras que a Uceda Leal se le fueron dos toros nobles y "facilones". Este segundo se ganó, con su ausencia de actitud y ganas, las pitos a la salida, pero se merece el mismo respeto que sus compañeros porque, aunque cometan errores y los aficionados tengamos derecho a valorarlos, se juegan la vida a diario por amor a su profesión. Y quien no esté dispuesto a respetarlos, por mí, que se vaya.

miércoles, junio 04, 2014

Patriotismo taurino

Presidió por última vez una corrida el Rey de España, Juan Carlos I, rodeado desde el anuncio de su abdicación el pasado lunes de nubes de informadores en busca de la noticia y la foto. La presencia de tan alto cargo en la plaza de toros de Madrid hacía casi obligatorio el brindis por parte de los toreros, salvo para Iván Fandiño, que decidió no brindarle ninguno de los dos toros ante el asombro de algunos aficionados que aprovecharon para hacer política y relacionar la tan dolida fiesta de los toros a la derecha y al patriotismo. Pésimo espectáculo con el que colaboramos con el antitaurinismo de los partidos de izquierdas. Luego hablamos de libertad de expresión y altura de miras.

Mala, pésima corrida de Alcurrucén, con toros muy variados: unos malos por nobles y sosos y otros por embestidas de corto recorrido y en constante busca de los tobillos, pero todos malos. No ayudó la presentación de los astados que enviaron los hermanos Lozano, pasable en conjunto pero muy floja en algunos casos concretos, como el del que abrió plaza. En detrimento de la verdad expuesta sobre el ruedo, brillaron por su ausencia las puntas de los pitones, que llevaron a imágenes como la que pueden ver a la derecha.

Volvió a sorprender Madrid con apéndices muy baratas y poco propias de su categoría. Julián López "El Juli" cortó una oreja por una faena de pobre estilo, continuamente agachado y retorcido ante un oponente noble, soso y sin ninguna transmisión. Un toreo de cercanías ante el manso desfondado y una estocada entera en una suerte horripilante le valieron para que aparecieran cuatro pañuelos, suficientes para el presidente, que empleó también el suyo. Se mantuvo tan retorcido y antiestético en el cuarto, otro toro flojo que humillo y pasó sin decir nada. Como nota queda decir que Álvaro Núñez Benjumea, ganadero de Núñez del Cuvillo, empleó las redes sociales para decir "El mal rato que están pasando algunos por ver embestir un toro con clase y a Juli arrastrarle los vuelos...". Pues eso, ya ni el criador de toro bravo defiende el toro bravo.

Así mata a los toros El Juli
También se llevó una oreja Iván Fandiño en su faena al quinto. El vizcaíno anduvo más bien vulgar, destemplado, falto de recursos, extrañamente incómodo, pero una estocada con la verdad por delante y con enorme disposición le valieron para cortar el trofeo, meramente anecdótico en este caso. El sastre tendrá con la taleguilla el trabajo que los Lozano evitaron al cirujano con puntas como las recientemente expuestas. Desde mi punto de vista se le fue la Puerta Grande, porque ahogó demasiado a un manso encastado que pidió distancia y que, de haberla tenido, habría transmitido al tendido lo suficiente como para sumar otra oreja a la conseguida con los hierros.

El segundo toro de la tarde careció de fuerza y fue muy bronco, aunque dio a Fandiño tiempo para demostrar que la de hoy no era su tarde.

Frío Alejandro Talavante, que desaprovechó un tercero con tranco y prontitud para sobreponerse, más tarde, al complicado sexto, que siempre se volvió sobre las manos buscando hacer presa, y revelando con las miradas a su matador que no le importaba quién fuera la víctima. Persiste el problema con la espada del extremeño.

martes, junio 03, 2014

Rebajas predispuestas

Una tarde más, la Monumental de Las Ventas cierra sus puertas dejando atrás la muerte de seis toros bravos en una tarde marcada por el abaratamiento de las orejas, por otro lado tónica dominante de las últimas ferias, y el maltrato injusto hacia un torero que, en contra de las modas, se gana las corridas en la plaza y no en los despachos. La Puerta Grande de la figura del cartel, a mi parecer, no tuvo tanta importancia como un frío silencio al torero que más verdad expuso.

Todo sonaba bien: el único y personalísimo Antonio Ferrera, el siempre interesante y clásico Diego Urdiales y la figura del cartel, Miguel Ángel Perera, matando toros de un encaste distinto al habitual. Pero los 'adolfos', apodo habitual para los astados de Adolfo Martín, fallaron. La tónica dominante fue la falta de recorrido, las excesivas miradas al torero y la falta de entrega, de decisión, de empuje, de CASTA. Cuesta abajo de la ganadería proveniente de Victorino, con encaste Saltillo-Albaserrada, que no parece tener más remedio que una limpieza de toros y la adquisición de algún nuevo semental.

De falta de esta casta adoleció el quinto, segundo de la tarde para Diego Urdiales. El riojano se inventó una faena muy torera, muy clásica, pura y de verdad en la que ofreció el medio pecho y toreó hacia dentro, buscando enroscarse el toro en la cintura. Encontró algo que explotar por el pitón izquierdo por lo que instrumentó una faena al natural, pero en las últimas tandas volvió a la mano derecha y la faena cayó. Dos pinchazos y una estocada le arrebataron la oreja, a lo que el público de Madrid, para sorpresa de muchos, aplaudió al toro en el arrastre y silenció fríamente a su matador. Dijo sentirse "incomprendido" y se le vio visiblemente ofendido por la falta de respeto continua por parte de cierto sector del tendido, que parece ir a la plaza a vetar todas las faenas, silbando sin ton ni son.
Sublime Diego Urdiales al natural

El asesinato al segundo en el tercio de varas, en el que el picador, cuyo nombre confieso no conocer, se empleó con ahínco en dos puyazos traseros, le dejó sin opción alguna llegados al tercio de muleta.

Temple, firmeza y poder en la muleta de un Miguel Ángel Perera que abrió la Puerta Grande de Madrid por su faena al que cerró plaza, un toro que humilló y repitió con clase, franqueza y desesperante nobleza. Como otras tantas tardes, el extremeño volvió a demostrar gran firmeza, disposición y valor pero pecó de descargar la suerte, quitándole pureza al muletazo y restando verdad a su increíble faena, merecedora, a mi parecer y en contra del presidente, de una sola oreja. A menudo pienso que es una lástima que nos perdamos faenas históricas llenas de pureza y verdad por la manía de echar la pierna atrás, escondiendo la femoral.
Derechazo con el toro embarcado de Perera

Mucha actitud e infinita superioridad al tercero, muy mirón y reservón, que nunca se entregó ni embistió con opciones. Una vez demostrada la superioridad solo quedó matarlo.

Tarde discreta de Antonio Ferrera, quien, a mi parecer, fue superior a sus dos toros, los peores de la tarde. La faena al abreplaza fue de auténtico experto conocedor del toro de lidia, es decir, de maestro, de figura, si bien fue demasiado encimista con una res que pidió distancia. Dignidad y superioridad fue todo lo que pudo mostrar ante el cuarto, el más manso de la corrida que siempre midió mucho. Las banderillas a este último fueron infinitamente más lucidas que las del primero, pero la colocación no fue tan exquisita como en otras ocasiones.

jueves, mayo 29, 2014

Corridas generales 2014

Ya han sido presentados los carteles de las Corridas Generales de la Semana Grande de Bilbao. Ha sido hoy mismo, como cabía esperar, en... Madrid. Coherencia al poder. ¡Viva la Junta!

Las fórmulas son las siguientes:

Sábado, 16 de agosto: Toros de Herederos de Ángel Sánchez y Sánchez para Andy Cartagena, Diego Ventura y Leonardo Hernández.

Domingo 17: Toros de Fuente Ymbro para Manuel Escribano, Alberto Aguilar y Jiménez Fortes.

Lunes 18: Toros de Alcurrucén para Paco Ureña, Joselito Adame y Juan del Álamo.

Martes 19: Toros de Victorino Martín, Carmen Lorenzo y Fermín Bohórquez para el rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza y toros de Victorino Martín, Alcurrucén y Victoriano del Río para Enrique Ponce.

Miércoles 20: Toros de Núñez del Cuvillo para Morante de la Puebla y José María Manzanares, mano a mano.

Jueves 21: Matinal. Novillos de El Freixo para los finalistas del Certamen Eres Torero.

Jueves 21: Toros de Garcigrande y Domingo Hernández para Enrique Ponce, El Juli y Miguel Ángel Perera.

Viernes 22: Matinal. Novillos de El Parralejo para José Garrido, que actuará como único espada.

Viernes 22. Toros de Jandilla para Juan José Padilla, Miguel Ángel Perera e Iván Fandiño.

Sábado 23: Toros de La Quinta para Antonio Ferrera, El Juli e Iván Fandiño.

Domingo 24: Toros de Victorino Martín para Diego Urdiales, El Cid y Luis Bolívar.

Como pueden comprobar, la feria deja mucho que desear en el elenco ganadero, si bien esto viene siendo costumbre ultimamente. Lo que menos importa en la feria del Toro es el Toro. Es decir, que Bilbao ya no es la feria del toro, ha pasado a ser una feria más. Importante, pero una más.

Tema novilladas: seis novillos para un único novillero me parecería una auténtica tontería de no ser por la novillada de la mañana anterior, en la que estarán los tres novilleros teóricamente más preparados. Sin embargo, craso error poner las dos novilladas por la mañana. Bastante poca afluencia habría por las tardes como para hacer eso. Miedo me da.

El toro número 50 de Enrique Ponce en Bilbao será un Victorino. Sin salir de las figuras, El Juli matará La Quinta junto a Fandiño (¡ya era hora!). Importante gesto por su parte matar junto a un torero mejor que él a quien el sistema trata como peor y más aún hacerlo saliendo de su encaste favorito. Que se convierta en habitual. Faltan Talavante y Castella, de los que solo echaremos de menos al primero. Del segundo ya sabemos que se cree José Tomás y por lo visto pide mucho dinero.

Mano a mano de figuras entre Morante y Manzanares sin intriga por la ausencia de competencia. Idea malísima que recuerda al Juli-Manzanares del año pasado. Entre esto y que es la única tarde de Morante...

Buena noticia la inclusión de Paco Ureña en la feria, aunque en ese mismo cartel me sobra Joselito Adame y más todavía los de Alcurrucén. Una sola tarde para Diego Urdiales y para Juan del Álamo da muestra de lo cerrado que está el sistema. Para el riojano es más de lo mismo, en cuanto al salmantino me da miedo el pavor que le van a ir cogiendo las figuras. Torear puro pasa factura con estas mafias.

Del Cid esprero que poco a poco vaya desapareciendo de los carteles. Su mano izquierda siempre estará ahí, pero salvo en la Feria de Otoño 2013 no la ha sacado en los últimos años. También sobra en la feria Padilla, que está más para retirarse que otra cosa. La superación y valor son indudables e innegables, pero no torea nada y se vale de su ojo para seguir entrando en ferias. Suena duro y cruel, y posiblemente lo sea, pero es así.

De los rejones no comentaré porque soy un ignorante, pero solo diré que llevo mucho tiempo viendo a Herederos de Ángel Sánchez y Sánchez. Igual es cosa mía, no lo sé.

Probablemente queden muchas ideas fuera pero no puedo seguir si pretendo hacer esto breve. Imagino que en las discusiones sobre los carteles no podrá faltar el bajón ganadero en Bilbao, a todas luces principal pega a la Junta Administrativa.

miércoles, mayo 28, 2014

Campo charro

Hace unas semanas pasé unos días en el campo charro, donde visité las ganaderías de Barcial y Montalvo. Pasando los días se me ocurrió escribir para contar la experiencia, ya que merece la pena y pienso que hay que vivirla una vez en la vida para poder valorarla.

Barcial y sus pelajes característicos
El primer pensamiento que me recorre acerca del campo y de la pasividad de los toros cuando se encuentran en él es que los antitaurinos deberían pasar un día viéndolo antes de ver una corrida en una plaza (suponiendo que la vean, porque esto también lo dudo). Te da otra dimensión de lo que es el toro, su especie, su origen, su morfología, su historia... Y todo para que, en un ritual casi sagrado de aproximadamente veinte minutos de duración, pelee por su vida ante un héroe que intenta arrebatársela. Claro que con los toros que salen hoy en día a los ruedos, que ni pelean por su vida ni ponen en gran peligro a quien está en frente, la fiesta de los toros parece más tortura y quien se enfrenta a la bestia más humano. Cómo ha devaluado el término "corrida de TOROS"...

Los pelajes de Barcial son muy singulares. Destaca la abundancia del blanco en los toros, ya sean luceros, bragados, meanos, salpicados o incluso berrendos. Montalvo se mueve más en castaños o simples negros listones.

El toro de lidia, el toro bravo, en su hábitat natural, es pasivo, tranquilo, lento, suave en general en sus movimientos. Sin embargo, entre ellos también tienen peleas. Voy a contar una cosilla que yo no sabía:

Montalvo
Resulta que los toros, en general, se mueven en grupos, y cada grupo tiene un líder. Según cuentan, de vez en cuando dos toros se encaran, se pelean, enganchan los pitones y uno de ellos, en un giro rápido de cuello, derriba al otro. Cuando esto ocurre, los amigos toros acuden a donde el toro que ha caído y, lejos de ayudarlo a levantarse, la toman con él y lo matan a pitonazo limpio. Pues bien, cuando un toro que cae consigue levantarse por algún motivo, habitualmente, se marcha a la otra punta del espacio que tienen habilitado para moverse y vive aislado toda su vida. En el campo le llaman el toro "abochornado", y es el que habitualmente coge a los ganaderos, mayorales, etc.

Otra de las discusiones frecuentes en el mundo de toro es la de las fundas. Personalmente estoy en contra de ellas, porque impiden que el pitón se rompa, pero también entorpecen su desarrollo y, según cuentan, le dan al toro una medida falsa de su pitón, de modo que cuando se las quitan piensa que es más largo y embiste a un cuerpo más lejos de lo que en realidad debería embestir si su intención fuera alcanzarlo. Cuestión de encastes y tradiciones: en Barcial, naturalmente, Jesús Cobaleda no emplea fundas. Montalvo, por contra, sí lo hace.

Agradezco desde aquí a un gran amigo que permitió visitar las ganaderías, si bien no mencionaré su nombre. Ya sabe él quién es.




jueves, mayo 22, 2014

Lección de frescura

En una tarde marcada por el sol y el siempre complicado viento madrileño, cinco toros de Montalvo y uno de Núñez del Cuvillo que hizo de sobrero murieron hoy en la plaza de Las Ventas a manos de Finito de Córdoba, Morante de la Puebla y Alejandro Talavante.

Sospechosa ausencia de Manolo Molés en la retransmisión, ya que mediada ésta, hizo RT en la red social Twitter de todos los tweets de aquellos internautas que decían echarle de menos. Huele a veto desde lejos. Algunos acusan al apoderado de Alejandro Talavante, Curro Vázquez. La situación es más que grave: la libertad de expresión de los periodistas se ve mermada por los intereses de quienes se consideran importantes en esta Fiesta y que no hacen sino destruirla. El tráfico de influencias y el chantaje siguen su curso como mandamases de la fiesta en la que lo que menos importa es el toro. Son acusaciones graves que, insisto, no están demostradas, y por lo tanto su veracidad no se puede comprobar.

Corrida bajita, corta, sospechosa de pitones de Montalvo. El pasado martes, creo recordar, hubo lío en los corrales porque tan solo pasaron el reconocimiento cuatro de los toros embarcados. El resultado fue Montalvo mandando dos toros indignos de Madrid pero que la empresa aprobó, con la consecuente caída en picado de la presentación media de la corrida, que finalmente, bajo mi punto de vista, quedó suspendida. El paso por la barbería de los seis toros de hoy es más que obvio: ya ni afilan las puntas para disimular, prácticamente las dejan redondas. Han debido de estrenar cuchillas Gillette de las más potentes en la finca salmantina.

Lección de Talavante al natural ante el tercero de la tarde. Temple, verdad, pureza y profundidad ante un ejemplar de Montalvo al que le faltó fijeza pero tuvo esa transmisión tan importante, sumada a humillación, clase y buen tranco. Manso con boyantía al que le faltó un puyazo. La faena de Talavante llegó a un punto alto pero no terminó de romper, lo que le cerró la puerta a las dos orejas, y al fallar a espadas se quedó en ovación sin vuelta al ruedo tras cuatro pitos de "aficionados" del 7. En ese tendido, tan necesario para la fiesta, algunos han perdido ya la cabeza y solo van a pitar. Al sexto le buscó algo el extremeño pero no lo encontró y pasó a los hierros, con los que erró repetidamente. Definitivamente la tarde de hoy es un regreso al Talavante del principio, al que ilusionaba.

Petardo de los "artistas", en primer lugar de Morante. Lo intentó en el segundo pero, molesto por el incesante viento, tiró la toalla y demostró tener la hipoteca pagada. No se entregó el toro que se pegó al piso y se rajó muy pronto, ya en el tercio de banderillas. Lo primero que ocurrió en el quinto fue una verónica de José Antonio a la que el toro respondió parándose en seco, con lo que encerró a Morante entre el cornúpeta y las tablas. A raíz del percance la lidia se convirtió en un auténtico desastre: puyazos traseros a relance, banderillas con una mano y apuros y demasiados capotazos. Todo valía, total, es Morante. Ahorró gasto de árboles innecesario y arrancó la faena estoque en mano, lo que le valió para meter media estocada desde Cuenca y pasar al descabello. Bronca de Madrid que debió llegar a más. De no anunciarle en Otoño como castigo ni hablo; suena utópico. 5 temporadas y 25 toros sin tocar pelo en Madrid seguro que no dicen nada.

Más de lo mismo para Finito. Hipoteca pagada y demasiadas facilidades. El abreplaza fue muy noble y metió la cara abajo pero el viento sirvió de excusa. El cuarto bis, ejemplar bajito, montado, sospechoso de pitones y lavado de cara de Núñez del Cuvillo fue muy rebrincado por mal hecho y protestón por condición. Mal va Núñez si así se quiere recuperar y mal Fino si así quiere ir por España.

domingo, mayo 18, 2014

Variedad de encastes

Dio de sí la corrida del segundo domingo de San Isidro, interesante que no buena, si bien al menos no hubo aburrimiento en los tendidos. Corrida desigual, con más de 100 kilos de diferencia entre unos toros y otros y hasta 18 meses, lo que hace dudar de si realmente Couto de Fornilhos tenía toros para Las Ventas (y sino miren el quinto novillo, digo toro). La corrida de la ganadería portuguesa, remendada por Gerardo Ortega a causa de una pelea nocturna entre dos toros que acabó con cornadas para ambos, no dio excesivo juego para el "lucimiento de los toreros", lo que muchos buscan hoy en día.

El lucimiento de los toreros. Qué concepto tan extraño cuando se refiere al enfrentamiento entre un héroe y una bestia, ¿no? En torno a dicho concepto gira la tauromaquia del siglo XXI, aquella en la que el toro da igual y la emoción sigue el orden inverso de la esperanza: es lo primero que se pierde. De esta manera se pierden los tipos de faena cuya finalidad es que el matador de toros se sobreponga a su adversario, y queriendo hacer bonita una pelea que por las condiciones del burel no puede ser bonita, se nos va un toro al que calificamos de malo y al que el adorable y taurinísimo equipo de Canal + Toros pide la muerte. Y es que hoy, a diferencia de los días de La Palmosilla, Victoriano del Rio o Jandilla, los medios taurinos no ocultan nada. Hoy no toca tapar.

Acompañó sin mando Sebastian Ritter en su primero, tercero de la tarde, y así lo pagó. Es el ejemplo vivo del párrafo anterior: el preciosismo del toreo, como Guardiola en cuanto al fútbol se refiere. La despaciosidad del toreo y los pases desmayados no siempre valen. A veces hay que adelantar la muleta, ofrecer la panza de la misma y, dando el medio pecho, enroscar al toro en la cadera para después vaciar su embestida por bajo, repito, por bajo. Pero solo a veces eh.

Arrimones meritorios para algunos en el sexto, junto al primero, los únicos dos ejemplares de Gerardo Ortega (de procedencia, adivinen, Domecq, tachááán). El toreo de cercanías, al igual que los recortadores, demuestra valor e incluye a un toro, pero no es toreo ni es nada. Los tiene mejor puestos que muchos toreros este joven de 22 años, pero al igual que Couto, no merecía Madrid. Demasiado verde.

Imagen de Aplausos: Derechazo de Paulita


Soberbio inicio de faena al cuarto de Paulita. Templados y artísticos doblones del diestro maño, que más allá de esto y pequeños detalles sueltos que dan muestra de su concepto clásico, poco pudo dejar. El primero de la tarde, ejemplar de Gerardo Ortega, no se movió. El cuarto también se paró muy pronto. Aunque no se pegó al piso, se pasó veinte minutos pasando, sin embestir y con poco que rascar. La gracia justa.




La tarde de Morenito de Aranda se puede resumir en una media, de esas que de ser hechas por otro dicen que "para el tiempo" y esas cosas. Lo demás, poco. El segundo lo dejó crudo, crudísimo en el caballo y lo pagó en el tercio de muleta: el toro apretó por dentro, pegando un cabezazo a mitad de viaje y fue imposible pararlo. La superioridad del animal dejó en evidencia a matador y picador, encargado de ahormar la embestida del astado. Previo salto de un, por cierto, cobarde espontáneo al ruedo, el quinto se paró desde el tercio de varas por una desastrosa lidia a la que el toro, andarín, no ayudó.

Detalles buenos y malos en una corrida que no debió ir a Madrid, pero a todos nos alegra ver un encaste distinto en el ciclo Isidril.

martes, mayo 13, 2014

Los cojones de Fandiño

Quinta de abono del ciclo de San Isidro, que este año llegará hasta los 31 festejos taurinos. Tarde soleada marcada por un constante viento que incomodó mucho la labor de los espadas. El Cid, Fandiño y Ángel Teruel estoquearon toros del segundo hierro de Juan Pedro Domecq.

A pesar de que a algunos taurinos obsesionados con los "toristas" (así nos llaman ellos) les duela, no tengo problema en calificar de espléndida la corrida que echó Parladé. Seis toros se lidiaron, de los cuales cuatro debieron marchar con al menos una oreja menos. Salvo tercero y sexto todos, en mayor o menor medida, desarrollaron casta y transmisión. A la corrida le faltó en general bravura en el primer tercio, pero se vino arriba con las avivadoras.

Iván Fandiño abrió la Puerta Grande por insistencia, porque ya tocaba. La faena al segundo de la tarde fue a golpes, escasa de temple, pegando tirones que no beneficiaron al toro pero buscando el remate detrás de la cadera, dándole mucha pureza a la faena. También abusó de descargar la suerte en exceso o, simplemente, torear de perfil.

Otra cosa muy distinta fue la faena al quinto. Tras sumar una oreja excesiva en su primero, la ansiada Puerta Grande de Las Ventas era al fin una opción real. Así, se dispuso a torear al natural de manera lenta, templada, armoniosa y profunda a la vez que pura (no hay que confundir profundidad con largura, como hacen muchos toreros de hoy en día). Cuando estos cartuchos estaban gastados cambió de mano y realizó dos tandas de derechazos tras las cuales la faena cayó, aprovechando este momento para agarrar el estoque. ¿Nada más? Pensábamos muchos. Pues cuando parecía que esto ya estaba acabado, cuadró al toro, se colocó en su cara, soltó la muleta y se lanzó sobre los pitones del toro, previo grito de guerra y con la espada por delante. Clavó entera y arriba al mismo tiempo que el toro le encunó y propició una voltereta sin mayores consecuencias. Las indudables orejas se esfumaron por la tardanza del astado en doblar, pero un trofeo le valió para romper su maldición en el coso venteño.

Mala tarde para El Cid. Tras un atisbo de confianza e ilusión en aquella faena al natural en la feria de Octubre, ha vuelto a ser lo que era. El cuarto, su segundo, fue un toro encastado, exigente, de los de antaño. Había que apostar, pegar los pies al piso y echarle la muleta al hocico para después enroscarlo a la cadera. Saber, sabe, pero no quiso o no pudo por falta de confianza. El primero se creció en banderillas y sorprendió al de Salteras, desbordado por la casta y el fondo del astado.

Lote dulce, lote "de figura" podríamos llamarlo, el que le tocó a Ángel Teruel. Tras la confirmación de alternativa de hace unos días, llegaba su segundo festejo del año, número con el que iguala todo lo que toreó en 2013. El tercero fue flojo y no ayudó a que hubiera acople. En el sexto derrochó un concepto clásico en cuatro naturales de verdadero temple y suavidad. Muy relajado, suelto y aseado, de manera muy sorprendente para estar tan nuevo. Sin más contratos en lo que queda de año, toca esperar.

El Cid se va, Teruel llega y Fandiño está.

viernes, mayo 09, 2014

Costumbres San Isidriles

Breve será la crónica de la que abrió el ciclo San Isidril. Un año más, la primera de San Isidro no tiene mucho donde rascar. Cuatro años han pasado ya desde que se cortara la última oreja en la corrida apertura; hay que remontarse hasta 1985 para ver la última Puerta Grande en este día que tanto significa para muchos. Espartaco puso la firma y, por lo visto, también la maldición.

Mala corrida de Valdefresno. Lo más potable fue el quinto y se encontró con un muro en forma de torero incapaz delante. La presentación pasaba aprobada salvo el cuarto, que no tenía pinta ni de Valdefresno, ni de Atanasio, ni de Lisardo, ni de nada.

Tras el espectáculo de descoordinación de su cuadrilla, Diego Silveti puso el broche a la tarde con una faena de mucho valor pero de poca historia. Tras una impactante voltereta se vino arriba, se echó encima del toro y le pudo por momentos (pero solo por momentos). Valor frío en caliente. Las bernadinas del final, en las que el toro estaba con él, asustaron al tendido y sonaron los pitos. En cuanto a lo poco que se le vio toreando, mostró una incapacidad absoluta para adelantar la muleta y embarcar al toro. Claro, cuando toreas a un encastado como el sexto con la muleta retrasada le enseñas mucho y, como buen toro bravo que es, se mete por donde ve una salida. Todo esto es por culpa del toro de México, que salvo casta tiene de todo. Total, que en una de estas se le coló el pitón entre las piernas, le pegó la voltereta y llegó la historia que ya os he contado.

Daniel Luque sigue siendo digno de estudio en Cuarto Milenio. Se le fue el mejor toro de la tarde y todos callados. No pasa nada, sigamos diciendo que vemos mucho futuro en él y así quedaremos todos como grandes aficionados que apuestan por los jóvenes, pero él nos la seguirá colando tarde tras tarde. ¿Qué hizo mal? Torear sin el mando, con la muleta retrasada (esta historia me suena), descargando la suerte y girando como un compás. "¡Qué muletazos más largos los que busca y que gran trazo tienen, y cuánto temple!" Pero todavía no le he visto nunca enroscarse un toro en la cintura. Allá cada cual.

El segundo se le fue porque no le entendió. Debió taparle la salida constantemente y en lugar de eso le dejó cuatro segundos sin los trapos delante entre pase y pase. El quinto tuvo más transmisión que todos sus hermanos juntos y anduvo buscando la muleta con cierto brío, pero donde esté Luque, hasta luego Lucas.

David Mora se llevó el lote. Pero el malo, digo. Tras la oreja ayer en Sevilla a una faena ventajista, estirada y en línea recta, había creado mucha expectación, pero no pudimos ver nada, ni bueno ni malo. Lo más destacable fue el recibimiento al cuarto de la tarde, segundo suyo, al que le toreó por chicuelinas muy bajas justo después de que el toro huyera de su capote. Lo demás, nulo.

Mañana más y mejor, porque a peor no queda mucho margen.


miércoles, febrero 12, 2014

Los sinvergüenzas que se cargan nuestra fiesta (II)

Tras unos días de margen para que la primera parte de este análisis llegara a todos los interesados en el tema, es el momento de seguir buscando culpables de la cuesta abajo que vive en los últimos años el mundo del toro. Si se encuentra con esta entrada de buenas a primeras, le recomiendo lea la parte I.

Hace unos días, en esta intensa búsqueda que he ido realizando y cultivando a lo largo de los últimos meses o incluso años, se analizó el papel que juegan toreros y ganaderos, para lo que me centré en los aspectos relacionados con el comportamiento fuera de la plaza. Los dos papeles que entrar en juego hoy solo lo hacen fuera de ésta, ya que no toman parte activamente en ninguna corrida de toros. Curioso pero cierto, se puede destruir algo desde fuera, aunque siempre es más efectivo el rol que juegan los de dentro. Son empresas y prensa.

Las empresas son quienes, de hacerlo alguien, deberían tomar cartas en el asunto y poner a cada uno en su sitio. Al fin y al cabo, simplificando al máximo su papel, se encargan de confeccionar carteles para las Ferias teniendo en cuenta, para ello, toreros, ganaderías y sueldos de ambos. Si Taurodelta, Pagés o los Chopera dicen a cualquier figura que no entra en su feria con nada que no sea Victorino, Adolfo Martín o Miura (por poner tres ejemplos de ganaderías a las que temen), ellos no tienen más que hacer. Juli, Manzanares, Perera, Talavante o quien toque dirá que no, ténganlo por seguro, pero ése será su problema.

Yo propongo una alianza entre empresas que se encargue de asegurar que cualquier torero reconocido como figura (del G10, G5 o como quieran llamarlo) toree, por cada corrida de una ganadería "cómoda", otra de una ganadería "dura". Sí, cualquiera, incluso Morante, ese maestro que todos les tiene obnubilados. Yo no caigo en tal adulación. Los sueldos tendrían que corresponder al esfuerzo que los matadores estarían haciendo. Esta idea, sin embargo, tienes dos barreras insuperables por delante: no podría faltar ninguna empresa y, más importante aún, es simplemente utópica.

Las empresas están muy cómodas principalmente porque resulta imposible llegar a ellas. Y los culpables de ello son los portales taurinos, es decir, la prensa. Hoy en día tres portales taurinos destacan sobre el resto. El orden de importancia según seguidores en la red social Twitter sería Mundotoro, Burladero y Aplausos.

Mundotoro va a lo suyo. Mientras escribo esto, ha surgido la noticia de un mano a mano entre Escribano y Daniel Luque el domingo de Resurrección de este año 2014. Pues bien, a Mundotoro no se le ha ocurrido otra cosa que vender semejante cartel (dicho sea de paso, es una cortina de humo penosa) como un "bombazo". Este panfleto, dirigido por ese personaje, Carlos Ruiz Villasuso, cuyo sueldo de RTVE pagamos todos con nuestros impuestos, se dedica a "hacer la pelota" a los toreros de lo alto del escalafón, vete tú a saber con qué objetivo. Piensa CRV que es una buena propuesta generalizar el indulto para que los antitaurinos tengan menos motivos para quejarse de asesinato. No hay nada más que añadir, ¿verdad?


Aplausos y Burladero, al igual que Mundotoro, esconden información, pero al menos no desinforman elaborando titulares engañosos, falsos y baratos para llamar la atención del lector. Sigue siendo triste, en cualquier caso, que ningún portal haya denunciado las birrias de toros que El Juli ha toreado este invierno en México o que ninguno se atreva a criticar a nada relacionado con la cúspide del planeta taurino. Pero claro, si criticas determinada ganadería o torero la empresa se enfada, y si la empresa se enfada... Para ellos, ese no es el camino.

Toreros y ganaderías nos aburren día a día realizando el mismo espectáculo por distintas plazas y sintiendo el apoyo del espectador medio, que cree todo lo que los portales dicen. Empresas toleran y fomentan. ¿Tiene esto vuelta atrás?

Muchas gracias,
Iñigo Martín Apoita

domingo, febrero 09, 2014

Los sinvergüenzas que se cargan nuestra fiesta (I)

Somos muchos quienes hoy en día, tal y como está el panorama en el mundo taurino, pronosticamos un inminente fin de la fiesta íntegra, pura y verdadera. Llegados a un punto en que algunos matadores responsables de esta desaparición paulatina se valen de las redes sociales para hacer demagogia y confundir a los nuevos aficionados, metiéndoles en la cabeza sus ideas tan alejadas de las del aficionado actual, ya es hora de escribir para explicar por extenso los argumentos en lo que yo y, bajo mi punto de vista, muchos otros taurinos nos basamos para anunciar este fin.

A grandes rasgos, los culpables se dividen en cuatro grupos que paso a analizar uno a uno: toreros, ganaderos, empresarios y prensa.
Miguel Ángel Perera

Los toreros se están cargando su propia profesión. Es paradójico, pero es así. El pasado viernes, Miguel Ángel Perera escribía en Twitter algo como lo siguiente:
"No, difícil no, es imposible... ¿¿qué cojones quieren descubrir ahora?? ¿¿Esto es una oportunidad??"

Perera lo escribió durante una floja novillada que no funcionó de Prieto de la Cal. Curioso que lo diga el mismo que hace unas semanas declaró en una entrevista para Diario As que no creía en la casta. Sí, tal cual lo oyen, un matador de toros de esos que hoy en día llaman "figuras" no cree en la casta. Pero es aún más curioso que demande oportunidades quien se cierra las puertas de ganaderías "duras" y, lo que es más importante, quien cierra las puertas de jóvenes promesas mediante carteles cerrados desde el 1 de Enero. Las figuras, hoy en día, torean porque sí, y ni se lo ganan en la plaza ni fuera de ella.

Las figuras son culpables de la decadencia de la pureza, la frescura y la verdad de la tauromaquia por muchos motivos. Centrándome en los aspectos de su comportamiento fuera de la plaza, lo más reseñable es su egoísmo. Simón Casas prepara en Valencia una corrida monstruo con Morante, Ponce, El Juli y Manzanares. ¿No cabe ahí alguien joven (Joselito Adame, Juan del Álamo...)? El año pasado el mano a mano Juli-Manzanares se repitió (hablo de memoria) unas cinco veces. ¿Ahí tampoco caben promesas de futuro? ¿Y si abren un poquito más los carteles para que no siempre toreen los mismos? Pero el problema se extiende a otros toreros que sin ser jóvenes ni promesas no pueden torear con figuras, por ejemplo, Iván Fandiño. Se ven tan superados por la pureza y la verdad del matador de Orduña que no se atreven a medirse con él.

Hecha esta breve reflexión, lanzo una pregunta a quienes les defienden a capa y espada con el simple argumento de "baja tú": De veras, ¿no os sentís estafados?

Por último, otros toreros como Israel de Pedro (picador de David Mora) o Pedro Iturralde (también picador) se encargan de fomentar el odio hacia todo lo relacionado con la fiesta de los toros a través de las redes sociales. Pasan los días generando discusiones y atacando a todo el que no piensa como ellos. A mí, personalmente, me han atacado más de una vez por discrepar con sus apreciaciones sobre determinada faena o lidia.

Los ganaderos son cómplices de esta decadencia. La crisis económica que vivimos en España desde 2007 ha mermado la fiesta taurina, provocando la desaparición de ganaderías e incluso encastes completos, pero con seguridad afirmo que la recesión no es única culpable. Las figuras aparecen hoy en día en todas las ferias con las mismas ganaderías. Se podría decir que las llevan "bajo el brazo". Garcigrande, Juan Pedro Domecq, Zalduendo, etc son las ganaderías más repetidas en los carteles en los que aparecen los matadores más prestigiosos del plantel. Sin ir más lejos, las reses de la corrida monstruo de la que hablaba antes las pondrá Garcigrande.

Los encastes son motivo de disputa entre quienes se denominan "toristas" y "toreristas". Personalmente, pienso que estas distinciones son absurdidades que reman en contra de una fiesta que requiere unidad. Yo abogo por una fiesta en la que se vea emoción en el ruedo. Pero cabe recordar que la emoción la pone el toro con encastadas embestidas con las que el matador debe saber jugar para componer una bella obra de arte. Si no hay emoción, si no hay una evidente superioridad física del animal sobre la persona, la lidia pierde todo su sentido.

El "torerismo" llevado al extremo implica el monoencaste Domecq. Sí, precisamente el encaste que tanto aman las figuras. El motivo es muy sencillo: el tipo de toro que este ganadero (o esta familia, desde un punto de vista más amplio) busca es el más sencillo de todos los que se puedan encontrar. Un toro suave, dulce, dócil, noble, bueno, inocente, que acompañe al torero. "¿Que esto supone cargarse dos tercios de la lidia, varas y banderillas? Sí, ¿y qué?"

El tweet de Perera que he analizado anteriormente también tiene su componente "torerista": ¿Habría escrito lo mismo si la ganadería hubiese pertenecido a un encaste "amigo"? ¿Por qué se tiene que aprovechar de una manera tan vil de la complicadísima situación que está atravesando Prieto de la Cal?

Próximamente analizaré el rol que juegan empresas y prensa.

Muchas gracias,
Iñigo Martín Apoita