Páginas vistas en total

jueves, mayo 30, 2013

Dos toreros menos dos toros

El abono de San Isidro sigue su transcurso como todos los años. Pero la de hoy ha sido, a mi modo de ver, la corrida más completa de lo que va de Feria después del petardo de Jandilla (nuevamente, tras la semana pasada) ayer. Destacaron dos toreros y dos toros que no dieron juego alguno y que, ya es mala suerte, fueron en el lote del mismo matador. En el cartel de hoy aparecían Antonio Ferrera, Javier Castaño y Iván Fandiño, este último, sustituido por Alberto Aguilar al estar cogido, con toros de Adolfo Martín.

Muy correcta la corrida presentada por la ganadería que formara parte de Victorino Martín. La mayoría de los seis toros, quizás a excepción del cuarto, fueron complicados y desarrollaron un peligro ante el que pocos toreros sabrían comportarse como hoy lo hizo la terna. Demostraron profesionalidad, planta y tablas, en especial los dos más veteranos de alternativa (como es obvio). En cuanto a la presentación, destacaron el serio cuarto y el cuajado sexto que recibió una ovación de gala al ingresar en el ruedo Venteño.

Antonio Ferrera desmostró un llamativo cambio de concepto. Se ofreció toda la tarde e hizo honor a aquella frase mítica frase de Juan Belmonte: "Se torea como se es". Verdadero espectáculo el que dio en los dos tercios de banderillas, dando todo tipo de ventajas al toro pero ganándole la cara para levantar los brazos al compás y clavar los palos en los lomos del astado, apoyándose en éstos para dar un salto y levantar los pies a la altura de los pitones del toro. Tragó mucho en la faena del peligroso primero y ahogó en exceso a un cuarto que fue de más a menos. Lo mató de un estoconazo y eso le sirvió para culminar la notable actuación con una oreja que no debió ser concedida en lo que a la petición se refiere.

Javier Castaño desmostró hoy que quien lleva torería, la lleva, y no le es posible esconderla. Primeramente, su cuadrilla dio un verdadero recital de lidia, especialmente en el que cerró plaza. Se lucieron Tito Sandoval a caballo y David Adalid y Fernando Sánchez banderillas en mano. Posteriormente, tras una cornada en la mano durante su peligroso de nulas opciones primero, toreó muy naturalmente al natural -valga la redundancia- a un noble, boyante y de buena condición sexto. Nos dejó, por encima de todos los demás, un natural al principio de la faena que detuvo el tiempo.

Nada pudo hacer Alberto Aguilar, en sustitución de Fandiño, ante sus dos toros. Ambos muy complicados: el primero tuvo poca emoción y fue muy listo; el sexto buscó al torero en todo momento y no se tragó el truco.

Seis toros de Adolfo Martín, bien presentados y cuajados, especialmente cuarto y sexto, con uno muy flojo, el segundo, al que le faltó remate en hechuras y en cara, para:
Antonio Ferrera (negro y oro): Ovación tras petición, oreja.
Javier Castaño (gris perla y oro): Silencio, vuelta al ruedo tras aviso.
Alberto Aguilar (blanco y plata): Ovación con saludos y silencio tras aviso.
Tarde nublada con algunos claros que llenó 3/4 de los tendidos.

viernes, mayo 24, 2013

Llegó el día

Se hizo esperar pero al fin está aquí. Tras numerosas tardes aburridas en las que pedíamos variedad de encastes para dar un giro a la situación, Victoriano del Río se ha encargado de hacerlo presentando una corrida que fue de más a menos. Mansa pero con opciones, humillaron todos los toros y, por encima de todas las características, nos dieron lo que necesitábamos: emoción.

Muy buena la corrida de Victoriano del Río que solo tuvo un defecto: la mansedumbre en el caballo. Los seis toros se comportaron de manera muy huidiza y poco brava ante el del castoreño, pero dieron un salto en banderillas y se emplearon en la muleta de los encargados de darles muerte.

La corrida de toros, como bloque, nos deja, o al menos a mi me deja dos aspectos negativos. Por un lado, uno de los subalternos de Talavante, Valentín Luján, sufrió una pequeña cornada en la ingle cuando ponía el último par de banderillas de la tarde (parte médico esta adjunto al final de esta crónica). Por otro, el respetable de Las Ventas se apuntó al triunfalismo y repartió orejas como le vino en gana. Fueron cuatro en total y debieron ser dos.

Alejandro Talavante puso la emoción y la vergüenza torera en la tarde de hoy. Tras pasar seis días muy duros, como él mismo testificó frente a las cámaras de Canal + Toros, se plantó en la misma plaza con el ánimo recargado y con ganas de lograr ese triunfo que tanto había buscado algo menos de una semana antes en su encerrona con los Victorinos. La faena importante fue la de su primero, el tercero de la tarde, ante el que se mostró seguro aunque nunca cómodo. El toro exigió mucho pero tuvo un pitón izquierdo muy bueno por el que Talavante dejó varios naturales para el recuerdo. Además de ese pitón, la res mostró recorrido, nobleza y mucha casta. Alejandro cortó dos orejas algo discutidas. Personalmente, con una habría bastado.

Sebastián Castella solo tuvo opción de torear un toro tras la lesión que sufrió el abreplaza en la mano izquierda al apoyar mal en el último par de banderillas que se le colocó. Pero en ese toro, que brindó al público, se mostró mas templado e inteligente que nunca. Fue clave su inicio de faena con dos predresianas que activaron al tendido, ya excitado por la faena que Talavante acababa de firmar. El rival del francés fue el más fácil de la tarde y el que más se pareció a lo que busca el encaste Domecq. No transmitió lo más mínimo, pero el diestro de Beziers se encargó de poner lo que no tuvo el astado de la ganadería salmantina. La oreja quizá sobró.

José María Manzanares firmó una tarde con un trofeo merecido pero escaso. Su segundo fue un fraude, un toro que aparentó en los dos primeros tercios más de lo que luego tuvo, pero su primero fue de lío. Tuvo repetición y un gran pitón izquierdo que Jose Mari no explotó, aunque careció de final en su embestida. Manzanares anduvo firme pero sin el mando, ajustándose al ritmo del toro en lugar de imponiéndolo él y, como siempre, periférico. Si a todo esto le sumas que su concepto del toreo no es muy puro precisamente... La oreja se queda en un fiasco. Estuvo por debajo de su toro el matador alicantino.

6 toros de Victoriano del Río, de mucho juego salvo los dos últimos y el primero que se lesionó y bien presentados salvo el segundo, que escuchó algunos pitos, para:
Sebastián Castella (tabaco y oro): Silencio, oreja.
José María Manzanares (Gris plomo y oro): Oreja, silencio.
Alejandro Talavante (azul y oro): Dos orejas, silencio.
Tarde soleada que colgó el cartel de "No hay billetes".

Muchas gracias

PARTE MÉDICO DE VALENTÍN LUJÁN:


"Herida por asta de toro en fosa iliaca izquierda con una trayectoria ascendente de 20 cm. penetrando en la cavidad abdominal.
Se practica laparotomía media intra y supra umbilical. Se encuentra hemoperitoneo, con rotura de mesenterio que se sutura.
Revisión de la cavidad, observándose contusión de asas intestinales sin penetración. Cierre por planos.
Pronóstico muy grave que le impide continuar la lidia.
Intervenido bajo anestesia general en la enfermería de la plaza y trasladado a la Clínica la Fraternidad".

jueves, mayo 23, 2013

El bucle de Domecq

Todos descontentos. Espantoso el petardo que han pegado la ganadería Jandilla, los tres toreros por aceptar matar algo como lo que ha salido hoy y la empresa Taurodelta por seguir poniéndoles a todos ellos.

El primer culpable, la empresa. Taurodelta sigue a lo suyo. Encaste Domecq por aquí, encaste Domecq por allá... La casta de los Parladé de ayer fue un espejismo solamente provocado por el breve paso por el caballo. Hoy Jandilla-Vegahermosa ha pegado un petardazo en toda regla. Seis toros inválidos, nulos de fuerza, sin casta ni emoción pero con nobleza. Este es el famoso "toro artista" que a todo aficionado le duele a la vista. Y cuando digo que la empresa encargada de la plaza (en el caso de Madrid Taurodelta, pero si es Simón Casas estamos en las mismas, y lo mismo digo de los hermanos Chopera) es el principal culpable es porque las ganaderías de este encaste monótono y aburrido siguen repartiendo toros por toda España. La de ayer, la de hoy, la de mañana... Adivinen el origen de todas ellas. Sin ir más lejos, los ganaderos que han tenido la indecencia de mandar los toros que hemos visto hoy tienen otra oportunidad de aburrirnos la semana que viene.

Finito de Córdoba reaparecía en Madrid seis años después de su último paseíllo, y lo ha hecho sin pena ni gloria. Voluntad, torería, experiencia... Pero sin toro no hay paraíso. 

Morante de la Puebla se ha tratado de justificar y nos ha dejado alguna verónica magnífica que ha dado algo de luz a una tarde negra. No vamos a descubrir el arte que tiene el sevillano en sus muñecas a estas alturas. Abrevió en sus dos toros y abandonó el coso venteño bajo algunos pitos inmerecidos por la actuación, visto que no tuvo opciones, pero merecidos por, me reitero, aceptar torear lo que hoy ha salido por chiqueros.

Miguel Ángel Perera ha llegado a Madrid rodeado de mucha expectación por ver si hoy era el día de romper. Pero no ha podido ser. En su primero, el tercero de la tarde, se ha dispuesto con una fijeza y unas ganas irreprochables, pero ha engañado a Madrid sin que nadie le diga nada (sólo algunos aficionados del siete a los que todos se empeñan en criticar, pero que son importantísimos en una plaza de primera). Abusando del pico, descargando la suerte en todos y cada uno de los lances a los que citaba y toreando hacia las afueras. Y, se lo ruego, no me vengan con que es imposible ligar sin quedarse al hilo y cargando la suerte. Repasen la faena de ayer de Fandiño y luego díganmelo de nuevo.

En definitiva, estamos encerrados. La falta de emoción, empuje, ganas y motor de los toros cuyo origen se ubica en Domecq ha llegado creado un bucle. Es hora de pedir nuevas procedencias para ver algo diferente porque vamos de petardo en petardo. Ganaderías, toreros y empresas, piensen sobre esto porque están destruyendo la Fiesta.

6 toros de Jandilla-Vegahermosa, de juego nulo y presentación justa, con los tres primeros muy anovillados y todos ellos lavados de cara, para:
Finito de Córdoba (gris plomo y plata): Silencio tras aviso, silencio.
Morante de la Puebla (nazareno y oro): Silencio, silencio con algunos pitos.
Miguel Ángel Perera (sangre de toro y oro): Ligera petición con vuelta al ruedo, silencio tras aviso.
Se llenó la plaza en una tarde soleada.

Muchas gracias

miércoles, mayo 22, 2013

Con lo que hay que tener

Así ha venido Iván Fandiño a la Corrida de la Prensa del 22 de Mayo de 2013, en medio de la Feria de San Isidro aunque fuera de ésta. Hay maneras de presentarse en Las Ventas y luego está lo que ha hecho hoy el torero de Orduña. Quizá sea por su origen vasco, quizá porque se lo inculcó quien le enseñó a torear o quizá porque crea que es la única manera de acudir a Madrid, en cuyo caso no le faltaría razón. No sabemos por qué pero, sin duda, Iván Fandiño es el claro protagonista de una tarde marcada por su valor y, desgraciadamente, por su cogida.

En su estilo Parladé, la ganadería titular de encaste Domecq. En una corrida muy mansa, ha presentado dos toros muy buenos, segundo y cuarto, caracterizados por una casta y un empuje llamativos viniendo del hierro sevillano. Pero, claro está, siempre es una buena noticia que los toros embistan y que se dejen. No obstante, todos ellos -sin excepción- han tenido que ser muy poco picados para arrear con chispa. Somos muchos los que pensamos que, de haberse llevado los seis toros dos puyazos propios de Madrid, otro gallo habría cantado.

Cogida a Fandiño (instantánea de Mundotoro)
Vuelvo a Iván Fandiño, como he dicho antes, el claro protagonista de la breve tarde. Colosal en el único toro que ha toreado. De manera muy inteligente, ha iniciado el tercio de muleta con unos estatuarios apretados que han introducido en la faena a los tendidos. El toro, un rebrincado protestón muy noble que se ha dejado y ha transmitido. A la hora de entrar a matar, el vasco ha sufrido una cornada en el muslo izquierdo cuyo parte adjunto al final de la crónica. Rápidamente ha pasado a la enfermería y ha sido intervenido durante casi una hora. Y así, en un momento, nos hemos quedado con un mano a mano entre El Cid y Daniel Luque que ha resultado ser... un espanto.

A Manuel Jesús Cid Salas "El Cid", tras un primer toro muy manso y sin recorrido ante el que se ha justificado como ha podido, le ha tocado lidiar con otros dos astados ante los que ha hecho lo mismo que en el primero: nada. El cuarto, sin clase pero con mucha nobleza y rebosante de casta, se lo ha comido con patatas. Le ha pegado pases con el pico, sin decir nada, riéndose de aquellos aficionados madrileños que todavía le aplauden. Pero hoy lo han vuelto a hacer. Que El Cid se haya ido a casa una ovación y su toro al desolladero con un silencio sepulcral dice mucho sobre los prejuicios de una afición como Madrid. En el sexto, sin opciones.

Daniel Luque ha toreado el tercero, como correspondía por orden de antigüedad, y el quinto, tras correrse turno para evitar que El Cid matase dos toros seguidos. Ha perdido motor muy pronto su primero, que ha desarrollado un sentido que habría hecho sufrir a cualquiera. En el que debió cerrar plaza se le ha visto muy vacío. Ni el toro, que fue un ejemplar típico del encaste Domecq (noble con clase aunque soso y sin casta ni emoción), ni él. Fue a lo suyo.

El balance, un torero que se salva y una ganadería un poco por encima de lo esperado. Hasta ahí puedo leer. Mañana más y muchas gracias.

6 toros de Parladé, alguno justo de trapío como el protestado segundo o el lavado de cara quinto, y otros serios como el sexto o el de abierto de sienes abreplaza, para:
El Cid (verde oliva y oro): Silencio, ovación, silencio.
Iván Fandiño (azul marino y oro): Oreja con cornada.
Daniel Luque (azul marino y oro): Silencio en ambos.


PARTE MÉDICO DE IVÁN FANDIÑO:

"Herida por asta de toro en el tercio medio, cara interna del muslo derecho, con trayectoria ascendente de 25 centímetros que causa destrozos en el músculo cuádriceps, contusiona el fémur y alcanza la cara externa en tercio superior de este muslo.
Contusiona vasos femorales, con rotura de colaterales.
Contusión en región dorsal.
Pronóstico grave que le impide continuar la lidia.
Es intervenido bajo anestesia general en la enfermería de la plaza y posteriormente trasladado a la clínica La Fraternidad.
Fdo: Dr. García Padró."

martes, mayo 21, 2013

La mansedumbre atropelló a la casta

Decepción. Es el sentimiento que se apodera de nosotros al echar la vista atrás y ver lo que ha sucedido en la decimotercera del ciclo isidril del año 2013. Ni toros ni toreros. Todo ha salido mal. Sólo la suerte ha acompañado hoy, salvando de serias cogidas a cinco toreros que hoy se presentaron en Madrid, tanto de plata como de oro.

Los toros han sido lo primero que  deberá mejorar. La corrida ha estado igualada en cuanto a presentación pero desigual en lo que respecta al juego de los astados. Tan sólo el segundo se ha salvado por esa casta y esa repetición que se necesitan para que el tendido entre en la faena, y, casualidades de la vida, le ha tocado al desafortunado y desubicado Eduardo Gallo. En general, la corrida de Pedraza de Yeltes ha tenido casta (que en ocasiones se transformaba en rabia) y mansedumbre, mucha mansedumbre. Tengamos paciencia con un hierro tan joven y con tanto margen para mejorar.

También los tres espadas han fallado, en concreto uno de ellos: Eduardo Gallo. Le han tocado los dos mejores toros de la tarde pero no se ha acoplado con ninguno de ellos. Dos toros muy diferentes pero de muchas opciones. Su primero, segundo de la tarde, se ha caracterizado por una raza y un empuje que Gallo no ha conseguido dominar. Tampoco se ha sentido cómodo en su segundo, un sobrero de José Vázquez que entró remplazando a un toro de la ganadería titular que perdió la orientación al golpearse contra el burladero nada más pisar el coso Venteño. El quinto bis ha sido un toro de torero, muy del tipo de Juan Pedro Domecq. Vamos, lo de siempre: noble, con clase, sin casta, emoción ni transmisión... Ya nos lo sabemos de memoria. En este segundo se vio muy afectado por el viento, traba que él mismo acentuó fallando en la elección de terrenos. 

A David Mora le ha tocado un papelón. Nada bueno su primero, el tercero de la tarde, muy manso, despistado y carente de clase. A pesar de esto y de que, principalmente por culpa de su rival, Mora no ha estado cómodo con su toro, el tendido ha sacado los pañuelos a pasear -eso sí, en vano- y Mora se ha atrevido a dar la vuelta al ruedo. Pero, lo que es mas preocupante, el respetable madrileño ha tocado las palmas al rajado y mansurrión ejemplar de la ganadería de encaste El Pilar. Desde luego, la afición de Madrid se ha lucido. Nada reseñable en el sexto, astado complicado que ha desarrollado peligro ante el que Mora se ha tratado de justificar con mucho valor, como de costumbre.

Uceda Leal ha tenido que bailar con la fea. Sus dos toros han sido rajados, sosos y descastados. A pesar de que en el segundo ha estado cerca de escuchar los tres avisos, ha hecho lo que ha podido. Algunos le podrán recriminar una falta de actitud; de hecho, no ha transmitido muchas ganas pero, aunque hubiera querido, no habría podido.

Una vez más, la tarde de toros se hizo pesada y lenta. Suerte que este es el único espectáculo en el que una buena tarde justifica veinte malas. Muchas gracias.

6 toros de Pedraza de Yeltes, anchos de sienes y con buenas hechuras, y un sobrero de José Vázquez, sin remate por atrás aunque serio por delante, que fue lidiado en quinto lugar, para:
Uceda Leal (sangre de toro y oro): Silencio, pitos tras dos avisos.
Eduardo Gallo (sangre de toro y oro): Silencio con pitos y silencio con pitos tras aviso.
David Mora (azul marino y oro): Vuelta al ruedo tras petición y silencio.
Se llenaron más de tres cuartos de plaza en una tarde soleada. Se ovacionó a Féliz Rodríguez por dos majestuosos pares de banderillas al tercero.

Iñigo Martín Apoita


lunes, mayo 20, 2013

Voluntad sin madurar

Justo al término de la duodécima del abono de San Isidro 2013 alcanzábamos el ecuador de esta misma Feria, la más importante del mundo para la gran mayoría. Y lo hemos hecho con una tarde muy variada en todos sus aspectos: los novilleros, aunque verdes, han demostrado distintos aires en sus toros, éstos tan sólo han coincidido en una característica, dos a lo sumo, que luego repasaremos y, en cuanto a lo meteorológico, hemos vivido cuatro estaciones en dos horas.

En líneas generales, dos toreros han dejado pasar el tren hoy en el coso Venteño: el mayor de todos, Álvaro Sanlúcar, y el menor, César Valencia. A pesar de todo, los tres han presentado hoy una disposición irreprochable. Los toros han sido de poca humillación y nobleza, con el primero y el último como excepciones que confirman la regla de esta última característica. No obstante, se puede decir que la corrida de Nazario Ibáñez ha sido buena y ha dado juego.

Álvaro Sanlúcar, el mayor de los tres espadas, ha dejado pasar una oportunidad muy importante para dar un salto a su carrera como novillero. En su primero, el abreplaza 'Fundadas', se ha visto sin opciones. Pero en su segundo se ha enfrentado a un bondadoso, noble y enclasado ejemplar de la ganadería murciana que se han marchado con dos orejas de más. Siempre templado y con la mano baja pero al hilo, el gaditano ha firmado una faena de más a menos.

También ha podido cortar las dos orejas, al menos por las condiciones de su adversario, César Valencia. Poco del venezolano en su primero ante un manso pero enrazado con empuje que ha repetido en la muleta con la cara más abajo que sus hermanos. Muy perdido en todo momento, el que estudiara en Madrid se ha colocado continuamente fuera de cacho.

El broche a la frustración que supone que buenos toros se marchen con sus dos orejas lo ha puesto Gonzalo Caballero. El que a priori era el más sonado de los tres se ha mostrado muy firme en sus dos actuaciones. Aunque algo falto de técnica, habría cortado un trofeo de cada uno de sus novillos de no ser por los siempre complicados hierros. ¡Ay, dichosa espada! Hoy volvió a aguar la fiesta a un torero. Un detalle muy positivo del diestro madrileño es que parece conocedor de sus defectos. Sabe que le falta torería, pero lo arregla con valor y planta.

Además de los futuros matadores de toros, tres toreros de plata han brillado hoy: los hermanos Otero, Ángel y José, pertenecientes a la cuadrilla de César Valencia, y 'Lipi', banderillero de Gonzalo Caballero. Quédense con estos nombres porque una ovación del respetable madrileño no es una ovación cualquiera. Cierro con ficha y, como siempre, muchas gracias:

6 novillos de Nazario Ibáñez, fantásticamente presentados y de buen juego salvo el primero y el último, para:
Álvaro Sanlúcar (turquesa y oro): Silencio en ambos.
Gonzalo Caballero (azul celeste y oro): Ovación con saludos en ambos.
César Valencia (gris perla y azabache): Silencio en ambos.

Iñigo Martín Apoita

martes, mayo 14, 2013

La variedad de la Fiesta

Son seis las tardes que ya son historia de esta Feria de San Isidro. Más de doce horas; probablemente, por encima de catorce, pero en ninguna de las anteriores cinco hemos visto más variedad que hoy en la lidiada por El Puerto de San Lorenzo.

La presentación ha sido el apartado en el que más constantes han sido los toros. Sólo el sexto se salva porque, aunque muy lavado de cara y falto de aspecto serio, ha tenido en hechuras más que sus cinco hermanos juntos. Todos sabemos que Puerto de San Lorenzo, de encaste Atanasio, hace toros bajitos, con movilidad, pero bajitos. Pero el trapío de estos seis ha estado por debajo de la media en Madrid. Y la pregunta es: si mandan a Madrid lo mejor que tienen, ¿qué mandarán a otras plazas?

El juego de los toros ha sido muy variado y, consecuentemente, es muy complicado analizarlo. Pero, en líneas generales, la ganadería salmantina de 31 años de antigüedad ha presentado seis toros con humillación, mansos como todo Atanasio y con mucha movilidad. En ocasiones, la movilidad ha excedido un límite y el toro ha perdido el temple que necesita para ganar en transmisión.

El mayor interés de la tarde lo suscitaba el confirmante López Simón, pero su actuación ha terminado por defraudar. El abreplaza, un ejemplar manso pero muy noble, le ha propinado una fuerte voltereta al tratar de iniciar la faena por estatuarios, cometiendo el gran error de posicionarse en la querencia del toro, es decir, cerca de las tablas. Se ha repuesto milagrosamente y ha continuado una faena caracterizada por el ahogamiento al toro y la precipitación. Se ha equivocado en tiempos en terrenos. En el último de la tarde, el matador formado en la Escuela de Madrid ha abusado de un toreo rectilíneo en el que no ha dicho nada.

El Cid, el mayor de los tres matadores por orden de alternativa, ha estado flojo esta tarde. Su primer toro, el segundo de la tarde, ha sido un inválido manso y sin fuerza que no debió pasar del tercio de varas, y que no ha dado opción alguno al torero sevillano. En el cuarto ha estado muy vulgar y ha desaprovechado las opciones que tenía un toro geniudo más que encastado pero que ha desarrollado raza con el paso de los minutos. No fue un gran toro pero estuvo por encima de Manuel Jesús. La cuesta hacia abajo sin frenos del de Salteras es imparable.

Más de lo mismo para Daniel Luque. No corrió riesgos en ninguno de sus dos toros, sabedor de que tiene la temporada resuelta con otras dos en Madrid que le abren paso a todas las Ferias de primera que restan este 2013. Pero no se preocupen, seguirá apuntado en los carteles, teniendo oportunidades para sacar ese toreo que, según dicen, lleva dentro, aunque yo empiezo a dudarlo viendo que no lo saca. 

Mientras demos corridas a toreros como los dos sevillanos de esta tarde y anunciemos a jóvenes promesas como Jiménez Fortes con 'Juampedros' nos cargaremos la tauromaquia. No sé si ese es el propósito de las empresas pero, si es así, les doy mi enhorabuena por el resultado que obtienen sin que nadie se queje. Es más, la gente se levanta y aplaude. De lo que no son conscientes es de que están aplaudiendo el declive de la Fiesta que aman. 

Muchas gracias.

6 toros de El Puerto de San Lorenzo, muy anovillados salvo el sexto, que tuvo más hechuras, aunque astifinos, para:
Manuel Jesús Cid "El Cid" (lila y oro): Silencio, aplausos.
Daniel Luque (berenjena y oro): Silencio, aplausos.
Alberto López Simón (blanco y oro), que confirmaba alternativa: Ovación tras aviso (2)

Iñigo Martín Apoita

lunes, mayo 13, 2013

Dos para La Palmosilla

Al término de la 5a de Feria del ciclo isidril, sólo nos queda reclamar dos corridas para La Palmosilla de cara al año que viene. Obviamente, estoy jugando con la ironía a la que la empresa de Las Ventas da pie con sus desastres antitaurinos. Porque lo de hoy ha sido esperpéntico. Taurodelta ha dejado a la ganadería gaditana hacer lo que ha querido, pero lo peor de todo es que nadie encuentra la prueba que pudiera animar a los empresarios a acartelar a esta ganadería. Nadie recuerda un triunfo reciente de La Palmosilla. Porque no hay. Vamos a intentar repasar torero a torero la tarde de hoy.

El más llamativo de los tres (al menos para mí) antes de la corrida era David Galván. El joven andaluz, que confirmaba alternativa, ha demostrado capacidad para torear realmente bien. Tiene temple y planta, y ha tratado de seguir escrupulosamente el orden de la lidia, logrando una organización muy positiva en sus dos toros. No obstante, el aficionado se queda hoy con ganas de ver al entregado David para comprobar si lo que ha demostrado hoy es, de verdad, lo que lleva dentro. Sin duda, si eso es así, le ha tocado el gordo. Podría tener futuro el joven de 21 años. Por buscarle algo negativo al asunto, en su primer toro -y el primero de la tarde, al confirmar alternativa con él- le ha faltado mandar y llevar más de cerca al toro, además de mejorar con los hierros en sus dos reses.

Curro Díaz era el mayor por orden de alternativa, aunque ha toreado el segundo y el cuarto. En el segundo, el único de los dos que se ha dejado, Curro ha estado con gusto pero parte del respetable le ha silbado achacándole un exceso del uso del perfil, es decir, achacándole un toreo perfilero y, con ello, ventajista. Ha arrancado grandes naturales sueltos pero no ha conseguido hilar una tanda completa. Por otra parte, nada ha podido hacer el jaenés con un despistado y desrazado cuarto.

También han sido descastados los dos de El Fandi, que se ha llevado el peor lote. Su primero, el tercero, ha significado el comienzo del declive tras dos toros a los que se les ha podido sacar algo de provecho. Tampoco el penúltimo de la tarde ha dado ninguna opción. De este sólo se puede destacar que David Fandila ha decidido colocarle cuatro pares de banderillas, en un gesto que, para mi gusto, sobraba completamente viendo lo que había delante: un manso sin ganas con el público en contra.

Poco más que decir. El petardo de La Palmosilla ha sido notable, con la falta de casta como motivo principal, y se une a los que se vieron en la 1ra y en la 2da de Feria. Esperemos que mañana Puerto de San Lorenzo nos saque de esta espiral de aburrimiento. Muchas gracias.

6 toros de La Palmosilla, bien presentados aunque muy montados, a excepción del anovillado cuarto de cara lavada, para:
Curro Díaz: Silencio, silencio
David Fandila "El Fandi": Silencio, silencio.
David Galván (que confirmó alternativa): Aplausos, silencio.

Iñigo Martín Apoita


lunes, mayo 06, 2013

Carteles San Isidro 2013

Ya hace tiempo que conocemos los carteles de la Feria de San Isidro para este 2013, así que, cuatro días antes del comienzo de la Feria más importante de España, ha llegado la hora de comentarlos. Pienso dividir este artículo en rejoneo, novilladas, corridas "duras" (cuán nombre feo) y corridas "nobles" (sí, el nombre habla por sí solo).

  • Rejoneo: En lo que respecta al toreo a caballo, esta Feria de San Isidro se celebrarán tres corridas de rejones. Para empezar, he de decir que me parece un error escandaloso pero ya recurrente de los empresarios fijar las tres tardes de este arte en fin de semana, dos de ellas en sábado. En mi opinión, esto merma las posibilidades del amante del toreo a pie que vive lejos de Madrid. No diré nada de las ternas porque considero que no tengo los conocimientos suficientes de rejoneo como para hacerlo.
  • Novilladas: También son tres el número de novilladas que tendrán lugar en la Plaza de Toros de Las Ventas. Serán los días 17, 20 y 27 de Mayo, y en ellas podremos ver a 9 toreros en proceso de matadores de toros. Es, sin duda, una gran oportunidad para ver las virtudes y defectos de cada uno ya que, a fin de cuentas, todos los matadores que conocemos hoy en día empezaron así.
  • Corridas "duras": Prefiero llamarlas completas porque tienen, para mí, mucho más interés que las de las figuras de toro noble que ya lo tienen todo hecho aunque fallen. Destaca, obviamente, entre estas, la encerrona de Alejandro Talavante con seis Victorinos el 18 de Mayo. Tengan por seguro que será muy interesante también la antepenúltima del ciclo Isidril, la del 30 de Mayo, al igual que la del 15, con la confirmación del madrileño Ángel Teruel, aunque quizá ésta última no pueda considerarse entre las duras. Todos los carteles figuran al final de esta entrada.
  • Corridas "nobles": Como ya he dicho antes, no soy muy partidario de este tipo de corridas y ganaderías, pero están ahí, tienen triunfos (porque convienen a los toreros que ya se han hecho un nombre) y no hay que descartar que surja un toro encastado que complique las cosas al encargado de torearlo. Esperemos que esta res soñada -noble pero pícara, encastada pero no enrabietada, brava pero no bruta- caiga en manos de alguien que de verdad sepa hacer arte.

Quiero añadir que entiendo a los empresarios, es una Feria muy larga (del 9 de Mayo al 1 de Junio) pero no entiendo presencias como Leandro, David Mora, Juan Bautista y Matías Tejela. Como puntos de interés están la posible explosión de Daniel Luque, la confirmación de López Simón o la participación de Fernando Robleño en la última de Feria, además de las actuaciones de Morante de la Puebla o Jiménez Fortes.

Así pues, doy paso a los carteles y os agradezco la lectura de la entrada.

Iñigo Martín Apoita

9 de Mayo: Diego Urdiales, Leandro y Morenito de Aranda (José Luis Pereda).

10 de Mayo: Matías Tejela, David Mora y Antonio Nazaré (Los Bayones).

11 de Mayo: Rejones. Diego Ventura, Leonardo Hernández y Mariano Rojo, que confirma (San Mateo/San Pelayo).

12 de Mayo: Rafaelillo, Fernando Robleño y Alberto Aguilar (José Escolar).

13 de Mayo: Curro Díaz, El Fandi y David Galván, que confirma alternativa (La Palmosilla).

14 de Mayo: El Cid, Daniel Luque y López Simón, que confirmará alternativa (Puerto de San Lorenzo).

15 de Mayo: Sebastián Castella, Miguel Ángel Perera, Ángel Teruel, que confirmará alternativa (Alcurrucén).

16 de Mayo: Morante de la Puebla, José María Manzanares y Jiménez Fortes, que confirmará alternativa (Juan Pedro Domecq).

17 de Mayo: Novillada. Juan Leal, Roberto Blanco y Gómez del Pilar (Guadaira).

18 de Mayo: Alejandro Talavante, como único espada (Victorino Martín).

19 de Mayo: Juan Bautista, Juan del Álamo y Diego Silveti (Fermín Bohórquez).

20 de Mayo: Novillada. Álvaro Sanlúcar, Gonzalo Caballero y César Valencia (Nazario Ibáñez).

21 de Mayo: Uceda Leal, Eduardo Gallo y David Mora (Pedraza de Yeltes).

22 de Mayo: Corrida de la Prensa. El Cid, Iván Fandiño y Daniel Luque (Parladé).

23 de Mayo: Finito de Córdoba, Morante de la Puebla, Miguel Ángel Perera (Jandilla).

24 de Mayo: Sebastián Castella, José María Manzanares, Alejandro Talavante (Victoriano del Río).

25 de Mayo: Rejones. Joao Moura, Hermoso de Mendoza y Miguel Moura, que confirmará alternativa (Los Espartales).

26 de Mayo: Fernando Cruz y El Capea y 'Chechu', que confirmará alternativa (Montealto).

27 de Mayo: Novillada. Sebastián Ritter, Tomás Campos y Curro de la Casa (Carmen Segovia).

28 de Mayo: Sergio Aguilar, Miguel Ángel Delgado y Arturo Saldívar (El Ventorrillo).

29 de Mayo: El Fandi, Daniel Luque y Jiménez Fortes (Jandilla).

30 de Mayo: Antonio Ferrera, Javier Castaño e Iván Fandiño (Adolfo Martín).

31 de Mayo: Antón Cortés, Rubén Pinar y Pérez Mota, que confirmará alternativa (Samuel Flores).

1 de Junio: Javier Castaño, Fernando Robleño y Luis Bolívar (Cuadri).